El próximo miércoles, en el Tribunal Oral Federal se dará inicio a un nuevo juicio contra Raúl Narciso "Beto" Basimiani, el productor bailantero que en 2015 fue condenado a seis años de prisión efectiva por una causa conexa a la que condenó al exjefe de Policía de la provincia, Hugo Tognoli.

El debate comenzará a las 8.30 y será presidido por el tribunal pluripersonal compuesto por los jueces José María Escobar Cello (preside), María Ivón Vella y Luciano Lauría, quienes escucharán la acusación del fiscal general Martín Suárez Faisal. Por su parte, Basimiani será representado por su abogado particular, Néstor Pereyra.

En el banquillo de los acusados no solo estará presente Basimiani sino que también su pareja, Angélica Soledad "Angi" González. Ambos fueron acusados en 2016, por el entonces fiscal federal subrogante Claudio Kishimoto, de haber comercializado estupefacientes en una propiedad de Mitre al 7900, del barrio Guadalupe Oeste.

• LEER MÁS: "Beto" Basimiani fue procesado por comercializar droga desde la cárcel

Roles

Para la Justicia federal, Basimiani digitó el negocio narco en momentos en que se encontraba detenido en la Unidad Penitenciaria N° 1 de Coronda. Desde el penal, el exproductor de espectáculos de cumbia le daba órdenes a su pareja de cómo debía organizar el comercio de estupefacientes en el barrio, consignó la investigación.

La causa se originó luego de que la División Antidrogas de la Policía Federal de Rosario inició una investigación -la operación "Gringo"- con el fin de desbaratar una organización que traficaba estupefacientes y que era liderada por Mario "El Gringo" Visconti, un exbarrabrava de Rosario Central que fue ultimado a balazos en un camino rural lindero a la localidad de Ibarlucea, el 31 de mayo de 2015.

Cuando los pesquisas de inteligencia interfirieron los teléfonos de los miembros de la sindicada organización detectaron que uno de los que mantenía contacto estaba ubicado en la cárcel de Coronda y que quien se encontraba detrás de la línea era el propio "Beto" Basimiani.

Esas escuchas posibilitaron establecer que Basimiani le instruía a su pareja cómo llevar adelante la venta de estupefacientes en el barrio y además, que las hijas de ambos -de 11 y 13 años por aquel entonces- debían ofrecer droga en la zona.

La causa derivó en ese entonces en un allanamiento en el domicilio de Mitre al 7900, vivienda de la que se secuestró un total de 9,82 gramos fraccionados para la venta al menudeo. En la misma línea, en un domicilio de Castelli al 1700, propiedad de Basimiani, los investigadores secuestraron un total de 2 kilos de cocaína.

Condenado

El paso de Basimiani por el Tribunal Oral Federal no es nuevo. En 2015 esquivó ir a juicio oral y eligió aceptar la pena de seis años y seis meses de prisión efectiva por haber regenteado kioscos de venta de drogas vinculados a la causa que llevó a condenar al exjefe de Policía de provincia, Hugo Tognoli, y al narco de Colastiné Norte, Daniel "Tuerto" Mendoza, a distintas penas.