Judiciales
Miércoles 25 de Octubre de 2017

La abuela, el abuelo y un tío juzgados por el abuso de un niño en Esperanza

El caso fue denunciado en 2014 y la víctima es familiar de los imputados. Hoy comenzó el juicio oral y público donde la Fiscalía solicitó penas de más de 20 años de prisión.

Una fotografía fue el puntapié inicial para que una mujer se diera cuenta de que su hijo había sido abusado en reiteradas oportunidades por su abuelo y su tío, con el consentimiento de la abuela, cuando el niño tenía entre 5 y 9 años. Aquel el registro fotográfico fue encontrado en el celular del joven y sirvió para desnudar una brutal y aberrante historia intrafamiliar que terminó con Víctor Hugo Baraldo; Juan Pablo Baraldo, y Nidia Noemí Morandini presos de manera preventiva y juzgados a partir de la mañana de este miércoles en los tribunales de Santa Fe.

La acusación estuvo a cargo de los fiscales Omar De Pedro y Daniel Filippi y de la querella de la familia de la víctima, a cargo de Martín Risso Patrón, los cuales en su alegato solicitaron penas de 20 años para Baraldo (hijo), 22 para Baraldo (padre) y 25 para Morandini por el abuso cometido cuando el niño quedaba al cuidado de ellos.

Por su parte, los defensores de los tres imputados, Eduardo Jauchen y Alejandra Forte, rechazaron todas las acusaciones y anticiparon que a lo largo del juicio se demostrará que todo formó parte de una mentira ideada por la madre del chico.

El inicio del juicio fue ante un tribunal pluripersonal compuesto por los jueces Susana Luna, Octavio Silva y Jorge Pegassano. Los tres son provenientes del sistema residual de causas y fueron la última incorporación al Colegio de Jueces Penales de Santa Fe.

El juicio continuará el próximo 30 de octubre, a las 8.30, con el paso de los primeros testigos del caso y se extenderá hasta el 8 de noviembre, fecha en la que se conocerá la sentencia del tribunal.


Tres años después

El caso tuvo su inicio a partir de la denuncia de la madre del chico. La misma fue radicada el 5 de agosto del 2014 en sede policial de Esperanza y recayó en la Unidad Fiscal que por ese entonces tenía a Clelia Trossero como titular.

Con una serie de evidencias recolectadas, Trossero ordenó la detención del abuelo del niño el 19 de agosto y tres días después, el juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Sergio Carraro, dispuso la prisión preventiva. Un mes después, tras realizarse la cámara Gesell, surgió que los abusos se habían cometido con el propio consentimiento de la abuela por lo que se ordenó la detención de la misma.

Lo mismo sucedió con el tío del niño abusado. En octubre del 2015, fue imputado en tribunales y quedó en prisión preventiva por abuso sexual y coacciones agravadas por el uso de arma de fuego, ya que el mismo oficiaba como agente en una comisaría de la cabecera de Las Colonias.


Los cargos

El trío familiar que comenzó a ser juzgado esta mañana, tiene delitos similares pero a su vez repartidos en diversas calificaciones jurídicas. Por un lado, Víctor Hugo Baraldo llegó al juicio imputado por abuso sexual con acceso carnal agravado –por resultar grave daño en la salud mental de la víctima; por ser cometido por ascendiente, encargado de la educación y guarda; por ser cometido por dos personas; y por aprovechar la situación de convivencia preexistente con el niño menor de edad. A su vez, los fiscales lo acusaron también de promoción de la corrupción de menor agravada.


fiscalescasobaraldo.jpg
Los fiscales De Pedro y Filippi y el abogado querellante, Martín Risso Patrón.
Los fiscales De Pedro y Filippi y el abogado querellante, Martín Risso Patrón.


Por otro lado, sobre Juan Pablo Baraldo pesan los mismos delitos pero con el agravante de que se le sumó "la coacción agravada por el uso de arma de fuego y desobediencia a un mandato judicial". Ello surgió en base a los dichos de la víctima que indicaron que el imputado –agente policial que prestaba servicios en esa ciudad– lo llegó a amenazar, para que no cuente nada, con un arma de fuego. En tanto, también fue acusado de violar una orden de restricción de acercamiento al menor de edad.

Por último, Morandini, sobre quien la Fiscalía solicitó la pena de 25 años, fue imputada por promoción de la corrupción de un menor agravada (por ser la víctima menor de 13 años y por ser ascendiente y persona conviviente encargada de la educación y guarda del menor) y partícipe principal del delito de abuso sexual con acceso carnal reiterado agravado. Todos los delitos en concurso ideal.


"Fantasiosa, contagiosa y militante"

Con total rechazo a lo expuesto por Fiscalía, la defensora Alejandra Forte sostuvo en su alegato que durante el juicio no se "podrá probar nada porque nada ocurrió". Seguidamente cuestionó la pesquisa judicial ya que la calificó como "fragmentada, fantasiosa, contagiosa y militante".


280998.jpg
El juicio se reanudará el próximo 31 de octubre
El juicio se reanudará el próximo 31 de octubre


En la misma línea, Jauchen se refirió y señaló que la acusación solo se basa en el testimonio de la víctima. "No hay otra cosa que la palabra del niño", dijo ante el tribunal el letrado de larga trayectoria. "Lo que la madre dijo del niño es totalmente inverosímil", agregó. En tanto, cuestionó a la denunciante del caso: "La madre del joven tuvo la liviandad de hacer la denuncia diez meses después", expuso.

En el último tramo, el defensor señaló que la investigación se encuentra "viciada". "Piden 25, 22 y 20 años de prisión porque un niño habló detrás de un vidrio", sentenció Jauchen.