Carlos Javier Vignatti (40) fue condenado a prisión perpetua por el femicidio de Paola Gómez -la mujer que había sido su pareja- cometido en jurisdicción de La Brava (departamento San Javier). Así lo resolvió el tribunal pluripersonal integrado por los jueces Jorge Pegassano, Eduardo Pocoví y Nicolás Falkenberg.

•LEER MÁS: La Brava, un pueblo atravesado por el femicidio de Paola Gómez

La sentencia fue resuelta en el marco de un juicio en el que se abreviaron los procedimientos, cuya audiencia se realizó el viernes 6 de abril en los tribunales de la capital provincial. La fiscala que investigó el caso fue Rosana Marcolín.

Vignatti fue condenado por el delito de homicidio doloso calificado (por ser perpetrado por un hombre contra una mujer mediando violencia de género -femicidio- y por el vínculo de exconviviente con la víctima).

•LEER MÁS: El femicida de La Brava tenía una orden de restricción

Los hechos

El ilícito que investigó Marcolín fue cometido el sábado 12 de noviembre de 2016. "Vignatti ingresó a la casa de la víctima, con quien había tenido una relación de pareja durante 16 años, fruto de la cual nacieron dos hijos. La situación alertó a una vecina de la mujer, quien de inmediato llamó a la subcomisaría de La Brava", relató la fiscala.

•LEER MÁS: "Él se dio cuenta de que ya no la tenía más"

"El condenado comenzó a increpar a su expareja y la acusaba de tener relaciones amorosas con otros hombres. Todo ocurrió en presencia de los hijos menores de edad", precisó la fiscala. "Además de las agresiones verbales, Vignatti la atacó con un arma blanca de gran porte con intención de matarla. Le causó heridas en la tráquea, en el pulmón derecho y en la cabeza, lesiones que finalmente le provocaron la muerte", enumeró Marcolín.

La fiscala también informó que "al ver la agresión de su padre hacia su madre, los menores salieron corriendo hacia la subcomisaría de La Brava para avisar lo ocurrido. Cuando el móvil policial arribó a la casa de Gómez, Vignatti estaba en un patio lateral con la cuchilla en la cintura y se resistió al accionar policial, e incluso intentó atacar a uno de los agentes de la fuerza". Por último, Marcolín relató que "uno de los policías logró calmarlo y lo convenció de que saliera de la vivienda, momento en el cual fue detenido".