Judiciales
Martes 17 de Octubre de 2017

La prueba que complica aún más al novio de la docente asesinada en Circunvalación

Se trata de dos cartuchos hallados en la puerta del conductor y que fueron secuestrados por los peritos de la investigación. Ayer, el juez Octavio Silva dictó la prisión preventiva para Fernando Ezequiel Oyola, el principal sospechoso del crimen.

A más de una semana del asesinto de Jésica Ronsoni en avenida Circunvalación y Teniente Loza, en el norte de la ciudad, los investigadores tienen en cuenta una pieza clave en la causa que complica aún más a Fernando Ezequiel Oyola, el novio de la joven. El mismo quedó en prisión preventiva en la jornada de ayer por orden del juez penal Octavio Silva.

Se trata de dos municiones que fueron encontradas por los peritos de la Sección Homicidios de la Policía de Investigaciones (PDI). Ambas estaban en la puerta del conductor de la camioneta –tipo utilitario– donde fue ejecutada con cuatro disparos la mujer de 24 años.

Los dos elementos, que forman parte de la causa que instruye el fiscal Andrés Marchi, son de calibre 32 y 38 Special, los cuales son utilizados comúnmente en revólveres.


• LEER MÁS: Acusaron a la pareja de Ronsoni de haber montado la escena del crimen en Circunvalación


Con esa evidencia, los investigadores creen que fue Oyola el que manipuló el arma de fuego que mató a Ronsoni entre la noche del domingo y las primeras horas del 9 de octubre, cuando ambos regresaban de la casa del padre del imputado en la ciudad de Recreo.

A su vez, los proyectiles extraídos del cuerpo de la víctima serían, tal como lo indicó el fiscal, de un arma de fuego calibre 32. Así lo reveló la autopsia realizada al cadáver en la morgue judicial.

Por esta razón, los investigadores consideraron que la versión de Oyola, la cual apunta a un supuesto asalto, no coincide con los elementos recolectados a lo largo de la pesquisa.

Además y tal como se expuso en la audiencia de prisión preventiva, varios familiares y allegados a la pareja, declararon en la causa que vieron a Oyola portar un arma de fuego en varias oportunidades. De todas maneras, el imputado sostuvo que, por su seguridad, se había comprado una réplica de un arma de fuego pero de aire comprimido.

Más pruebas que lo salpican
Al hallazgo de los dos cartuchos 32 y 38 Special se suman los registros fílmicos que observaron cómo el vehículo en el que se desplazaban Oyola y Ronsoni en la noche del crimen ingresó por ruta 70 a la Circunvalación y luego se dirigió hasta el rulo de Cilsa, en el sur de la ciudad.

pareja docente 2.jpg
El fiscal Marchi y el defensor, Martín Durando, previo al inicio de audiencia.
El fiscal Marchi y el defensor, Martín Durando, previo al inicio de audiencia.


Luego retomó y se dirigió, por la avenida, hasta Teniente Loza, en jurisdicción del barrio Yapeyú. Allí subió el puente en tres oportunidades, situación que causó gran sospecha en los investigadores. Toda esa secuencia se dio en un lapso contemplado entre las 23.15 del domingo y las 0.28 del lunes, cuando el imputado alertó que su pareja estaba sin vida a la central del 911.


Por otro lado, el peritaje al celular de Oyola arrojó que en el mismo se encuentran fotos donde se lo observa manipulando armas de fuego. No obstante ello, el historial de internet del mismo teléfono demostró un curioso dato: los días previos al crimen de Ronsoni, el imputado estuvo navegando en sitios donde se consultaba "Dónde recibir un disparo y salir ileso", entre otros.

Por ahora es homicidio agravado, no femicidio
La causa por el momento se encuentra caratulada como "homicidio doblemente agravado por el uso de arma de fuego y calificado por el vínculo". Así lo dispuso el fiscal Marchi en su imputación realizada el pasado miércoles 11 de octubre en tribunales, aunque no se descarta que la calificación jurídica pueda cambiar con el rumbo de la investigación.

Para que se compruebe que se trató de un femicidio, los investigadores deberán confirmar que el suceso se dio en medio de un contexto de violencia contra la víctima. De todas maneras, existen algunas declaraciones de familiares que dijeron en Fiscalía que Oyola realizaba malos tratos contra Ronsoni pero, por el momento, no fueron tenidos en cuenta por la Fiscalía como un agravante para modificar la carátula de la causa.