Judiciales
Miércoles 14 de Marzo de 2018

Las claves en la investigación de la extraña desaparición del matrimonio de Arroyo Leyes

El fiscal que investiga el caso acusó este mediodía a un baqueano y le atribuyó haber matado a Benito Sosa y Estela Ríos en la zona de islas.

Una llamada telefónica, una lancha hundida y un sospechoso viaje a la provincia de Chaco son algunas de las pistas por las cuales el fiscal Omar De Pedro imputó este mediodía al único involucrado en la desaparición de Benito Sosa (65) y Estela Ríos (52) en Arroyo Leyes.

Se trata de Daniel Eduardo V. (41) quien era vecino del matrimonio y en el cual recaen todas las sospechas desde el inicio de la investigación a cargo de agentes de la Policía de Investigaciones (PDI).

• LEER MÁS:Volvieron a detener al sospechoso de la desaparición del matrimonio de Arroyo Leyes

Este mediodía, el fiscal De Pedro le atribuyó el delito de autor de "homicidio en concurso real" de Sosa y Ríos. En tanto, el funcionario judicial solicitó al juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Jorge Pegassano, una audiencia para pedir la prisión preventiva. La misma fue fijada para el viernes próximo en horario a establecer por la Oficina de Gestión Judicial de primera instancia.

El matrimonio desapareció el pasado 19 de diciembre de 2017 cuando ambos salieron de pesca en horas de la mañana. Desde ese entonces su paradero es una incógnita: para sus familiares y el fiscal los dos se encuentran fallecidos y por ello se investiga un homicidio.

VASILASKI.jpg
El imputado tras ser detenido por orden del fiscal.
El imputado tras ser detenido por orden del fiscal.


Una mañana de pesca trágica
Los caminos de la investigación condujeron a este paso judicial luego de que los pesquisas detectaron una serie de pistas que vincularían a la pareja con el acusado en la mañana en que se produjo la desaparición.

• LEER MÁS: Un detenido por la desaparición de un matrimonio en el arroyo Potreros


En este sentido, los investigadores sostienen que una llamada que recibió el imputado a las 8.21 y que duró 82 segundos es una clara evidencia de que existió un contacto.

Por su parte, la pesquisa sostiene la hipótesis de que Sosa y Ríos se dirigieron en lancha hacia el rancho donde se encontraba Daniel Eduardo V. el cual los atacó y les dio muerte. Si bien se desconoce con qué elemento, existen sospechas en torno a un machete y una motosierra que tenía rastros de sangre humana, aunque todavía no pudo ser establecido si era de la pareja desaparecida.

Para el fiscal De Pedro, el acusado, luego de asesinar al matrimonio intentó ocultar los elementos de los mismos. Por esa razón, creen los investigadores, que en el interior del rancho donde el imputado paraba se hallaron cañas de pescar de las víctimas.

A ese hallazgo también se suma que a unos diez metros del rancho los investigadores encontraron el motor de la lancha en que habían salido a pescar Sosa y Ríos, como así también un tanque de combustible, una caja de pesca, remos y reeles.

Otra de las evidencias que encontraron los investigadores fue que la lancha del matrimonio estaba a cien metros de la propiedad, hundida en el río. sin el tapón del fondo. Para el fiscal, esa lancha fue hundida intencionalmente.

Por último, una actitud del imputado generó sospechas en los investigadores. Es que el acusado, al día siguiente de la desaparición del matrimonio, dijo que iba a viajar hacia Córdoba pero cuando se trasladó a la terminal de ómnibus fue detenido antes de arribar a un colectivo que tenía como destino la provincia del Chaco, lugar de donde es oriundo.

La pesquisa busca establecer en las últimas horas si existió la participación de otra persona en la desaparición del matrimonio ya que sostuvo el fiscal De Pedro que "cabe la posibilidad de la complicidad de alguien, pero que ello no descartaría la actuación del único imputado, sino que en tal caso abonaría la hipótesis establecida.