Intimidación

Le dejaron un mensaje mafioso al juez federal de Reconquista

El magistrado encontró un pájaro muerto que "estaba puesto" al lado del mouse de su computadora. Fue este miércoles cuando entró a su despacho, dentro del juzgado.

Miércoles 07 de Agosto de 2019

Al concurrir a trabajar, este miércoles, el juez federal de Reconquista, Aldo Alurralde, encontró un pájaro muerto y aplastado al lado del mouse de su computadora, en su propio despacho dentro del Juzgado Federal de Reconquista.

"Está aplastado y puesto", explicó Alurralde al sitio Reconquistahoy.com, y tildó el hallazgo como "un mensaje mafioso".

Añadió que "el despacho a la tarde está con vidrios cerrados por lo que es imposible que entre un gorrión y menos que muera ahí. Está aplastado y puesto; y lo preocupante es que pudieran ingresar a mi despacho", remarcó.

Alurralde contó que –como es habitual– el martes fue el último de todos los empleados del Poder Judicial que se retiró del Juzgado y se constató que todo estaba cerrado, no hay forma de que hubiera ingresado un pájaro al despacho, mucho menos se explica el aplastamiento, por eso no tiene dudas que se trata de un "mensaje mafioso", el que ahora debe investigar la Fiscalía Federal de Reconquista.

El Juzgado es custodiado las 24 horas por personal de Gendarmería Nacional que tiene acceso al edificio, incluso al despacho del magistrado.

Los gendarmes cumplen esa misión desde noviembre de 2018, cuando Alurralde echó del juzgado a los policías federales que tenían es deber porque además tenían bajo custodia un camión Scania secuestrado con un cargamento de cigarrillos de contrabando del que faltaron 38.500 atados conteniendo 20 unidades cada uno. Inmediatamente la jefatura regional trasladó al jefe y a varios de los federales que estaban en Reconquista, quienes fueron asignados a otras jurisdicciones.

El Dr. Alurralde ya sufrió otras situaciones, como la que ocurrió en la madrugada del sábado 9 de Julio de 2016 cuando por Ruta Provincial 40 regresaba a su casa en la zona rural de Nicanor Molinas (22 km al oeste de Reconquista) y un vehículo se le puso a la par, bajaron la ventanilla del acompañante y le mostraron un arma. Regresaba de la cena benéfica del Club de Leones.

Sobre el final, Alurralde remarcó: "Si lo que buscan es amedrentarme, no lo van a conseguir".

Alurralde vive en la zona rural custodiado las 24 horas por personal de Gendarmería.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario