Judiciales
Domingo 24 de Diciembre de 2017

Liberaron a los abuelos y tío de un niño que están siendo juzgados por abusos sexuales al menor

Fue luego de una audiencia definida en los tribunales de Santa Fe. Los tres imputados se encontraban de manera preventiva tras una denuncia radicada en 2013 en Esperanza.

Víctor Hugo Baraldo, Nidia Morandini y Juan Pablo Baraldo, quedaron en libertad en la tarde del viernes por orden de un tribunal de jueces compuesto por Octavio Silva –presidente–, Jorge Pegassano e Iván Leguiza (como conjuez).

La resolución de los magistrados dio lugar a la solicitud de la defensa de los tres imputados, a cargo de Eduardo Jauchen, quien exigió la libertad para el trío familiar tras vencerse los plazos de prisión preventiva, tal como lo prevé el Código Procesal Penal.

• LEER MÁS: La abuela, el abuelo y un tío juzgados por el abuso de un niño en Esperanza


Los tres se encontraban privados de su libertad por una denuncia penal radicada en 2013, que derivó un año después en la detención de Víctor Hugo y con posterioridad en la de Morandini y el hijo de ambos. Dicha denuncia se basó en el testimonio –en cámara Gesell– del nieto del matrimonio y sobrino de Juan Pablo, el cual detallaba una serie de abusos sexuales que había sufrido cuando tenía entre cinco y nueve años, al momento que quedaba "bajo el cuidado" sus familiares.

El pasado 25 de octubre los tres llegaron a juicio y comenzaron a ser juzgados ante un tribunal compuesto por Susana Luna, Jorge Pegassano y Octavio Silva, con la intervención de los fiscales del caso, Omar De Pedro y Daniel Filippi. El debate duró hasta el 1 de noviembre, fecha en la que el juicio se truncó luego de que la querella del caso, a cargo de Martín Risso Patrón, recusó primero a Luna y luego al resto de los integrantes del tribunal.

Desde ese entonces el juicio oral y público quedó estancado y en medio de un laberinto judicial que culminó en que en los inmediatos sesenta días se conforme un nuevo tribunal para iniciar, desde cero, el debate.

La medida que permitió liberar a los tres acusados, determinó una restricción de 300 metros para con la víctima.