Judiciales
Jueves 21 de Septiembre de 2017

Mario Carande, el cirujano que operaba a trans, dijo que su actividad fue "profesional"

El médico que el pasado 29 de agosto fue detenido en el marco de la investigación que desbarató una red de trata de personas que explotaba travestis en Europa, dialogó con UNO Santa Fe y dijo que nada tiene que ver con lo que se le acusa.

"Los medios son terribles, no corroboran la información. El primer pescado podrido que le tiran se mandan sin pensar en el profesional", así de esa manera, Mario Carande –el cirujano que el pasado 29 de agosto fue detenido en el marco de la causa que investiga la explotación de travestis argentinas en Europa– cuestionó el tratamiento mediático que se le dio a su detención.

En diálogo con UNO Santa Fe, dijo que se encuentra en buen estado y que no tiene nada que ver con la organización liderada por Andrea "Chichi" Aldonate, una salteña que, según la investigación judicial que lleva a cabo el fiscal federal Nº 7, Ramiro Gónzalez, regenteaba trans del interior del país hacia las ciudades de París y Roma. En tanto, explicó que todo lo que sucedió le cayó como una "bomba".

A días de haber sido excarcelado tras el pago de una fianza de 200.000 pesos, Carande sostuvo que él solamente cumplió con su tarea profesional: realizar cirugías de feminización del rostro masculino e implantes mamarios, entre otras intervenciones.

carande.jpg
El 29 de agosto, en su casa de barrio Candioti, el cirujano fue detenido.
El 29 de agosto, en su casa de barrio Candioti, el cirujano fue detenido.


"Yo no tengo ninguna vinculación con la organización", aseguró el médico santafesino que cobró fama en las últimas semanas por haber quedado vinculado a la causa que se tramita en el Juzgado Federal Nº 7 a cargo de Sebastián Casanello.

—¿Nunca sospechó de la organización?
—No sospeché de la organización por el motivo de que acá en Santa Fe no existe. Acá, en Santa Fe, hay gente grande, que yo sé que ejercen la prostitución, me lo dicen, pero nunca vi que una trans metiera a otra. Venía gente independiente. Se dijo que las drogaban para operarlas y las mandábamos medio tipo "zombi" y para que no se dieran cuenta de que las engañaban. Una absoluta mentira.

—¿De qué zona del país eran las personas que usted operaba?
—De todo el mundo. De Francia, Italia, Chile. De Argentina, todo el norte. Algunos dicen que yo operando tengo mucho dinero, como si tener dinero fuera un problema. Mis vehículos eran, porque tengo que entregar ahora, una camioneta Izuzu 2001 hecha pomada y un R6 modelo ochenta y pico. Ese es todo mi capital. Acá hay que ver que las travestis, como toda la sociedad, son de distintos niveles económicos. Muy ricas no existen. Hay muchas que vienen de lugares muy humildes que escapan del hambre, de la pobreza y lo que les queda es explotarse sexualmente.

carande 2.jpg
Carande mantiene fe en que será sobreseído de la causa
Carande mantiene fe en que será sobreseído de la causa


—En la causa figura que usted tenía contactos con la trans Lorena Palavecino. ¿Usted la conocía?
—Sí, por supuesto. Me mandaba pacientes. Es una travesti muy experimentada y asesora a las chicas que luego las mandaba como pacientes. Hay un montón de pescado podrido en la causa y falsedades que estamos rebatiendo una a una.
Me acusaron de que yo les cobraba el doble para darle una comisión a esta señora Lorena, cuando jamás me pidió absolutamente nada. Incluso le hice una cirugía. Por qué me mandaba las pacientes a mí, porque yo era el único cirujano plástico que se atrevía a extirpar la silicona líquida. Ningún médico lo podía hacer. Esto pasa porque hay prejuicio, ningún médico quiere operar a travestis. Y segundo, meterse en ese tipo de cirugía. Mi actividad acá fue puramente profesional. Hice con ellas lo que hice treinta años en mi profesión. No hay nada raro.

—¿Siente que lo perjudicó en su carrera esta causa?
—Esto fue una bomba. Porque yo estaba de lo más tranquilo y confiado sabiendo que no estaba haciendo nada ilegal, nada anormal. Todo lo peor de lo que está en el expediente es lo que los medios toman.

—¿Cómo va seguir de ahora en adelante?
—Yo estoy bien. Espero que tome más forma y que me dicten sobreseimiento y después quiero hacer una campaña en los medios para tratar de reivindicarme. Los medios son terribles, no corroboran la información. El primer pescado podrido que le tiran se mandan sin pensar en el profesional.