Judiciales

Niegan la excarcelación a Luis Paz, preso por liderar una banda narco

Lo resolvió la Cámara de Apelaciones de Rosario. El empresario está acusado de lavar fondos mediante la compra de inmuebles.

Sábado 16 de Noviembre de 2019

El empresario Luis Alberto Paz, detenido en la cárcel de Ezeiza y procesado como organizador de una banda narco y el lavado de activos proveniente de esa actividad, con operaciones en Santa Fe, Rosario y Villa Constitución, seguirá detenido hasta el juicio oral y público que afrontará en la Justicia Federal. Así lo resolvió por unanimidad la Sala B de la Cámara Federal de Apelaciones de Rosario, integrada por Elida Vidal y Aníbal Pineda.

Paz está detenido desde el 10 de diciembre del año pasado a disposición del fiscal federal de Santa Fe Walter Rodríguez. Uno de los hijos del empresario caído en desgracia, Martín “Fantasma” Paz, fue ejecutado el 8 de septiembre de 2012 en la esquina de Entre Ríos y 27 de Febrero, un crimen que dio inicio a la investigación que derivó en la desarticulación y condenas del núcleo duro de la banda de Los Monos. Entonces, Luis Paz testimonió en ese juicio bajo la figura de testigo protegido.

Fundamentos

El procesamiento de Paz, dictado a fines del año pasado, fue apelado por sus defensores, quienes solicitaron la libertad de su cliente. Pero ahora la Cámara negó ese beneficio. “La resolución apelada se encuentra debidamente fundamentada desde que se expresaron los motivos y se señalaron las pruebas que se tuvieron en consideración para arribar a esa conclusión, lo que permitió a las partes conocer los argumentos jurídicos por lo que se resolvió del modo en que se lo hizo, respetándose los principios que emanan del artículo 18 de la Constitución Nacional como son la defensa en juicio y el debido proceso”, explicó al justificar su voto la camarista Vidal, encargada de redactar la resolución.

“Estamos en presencia de un delito grave y no debe soslayarse que existen por él varias personas procesadas, y que el imputado se encuentra involucrado como integrante de una organización narcocriminal que actuaba en diversas jurisdicciones (en principio, en las localidades de Santa Fe, Rosario y Villa Constitución)”, planteó la camarista.

El marco social

Al adherir con su voto al de Vidal, el camarista Pineda dejó algunas consideraciones que marcan la cancha. “No puede dejar de advertirse el gravísimo flagelo del narcotráfico que somete a nuestra sociedad y que convierte a nuestra ciudad en un lugar muy difícil para vivir, con índices de homicidios que prácticamente triplican la media nacional”, opinó el camarista.

“El narcotráfico es la madre de muchos delitos que se originan por la avidez de este tipo de delincuentes por perpetuar o mantener esa empresa criminal”, agregó.

Pineda también explicó que “este incontrolado flagelo de narcotráfico, inseguridad, homicidios, corrupción y demás delitos conexos me llevan al convencimiento de que es necesario analizar con mayor restricción la procedencia de la excarcelación, cuando como en este caso, el imputado ya fue procesado por un hecho grave”.

Y continuó: “Es en este entendimiento donde no puedo obviar que los delitos de narcotráfico provocan angustia y una infinidad de consecuencias negativas a los vecinos de los lugares donde se cometen. Véase en este sentido que los mayores índices de robos y homicidios que padece nuestra sociedad se configuran en inmediaciones de puntos de venta de droga”. Y concluyó: “No puedo alejarme de valorar el impacto negativo que la excarcelación de este tipo de probables delincuentes provoca en los testigos y denunciantes que deberán soportar la convivencia en el vecindario con ellos, contra quienes luego en instancia de juicio deberán atestiguar”.

Del boxeo al narco

Luis Paz tiene 64 años y al momento de ser indagado por la Justicia Federal el año pasado se presentó como empresario de la construcción. Hasta el 8 de septiembre de 2012 era conocido como mánager de boxeo, pero el mediodía de ese sábado su hijo Martín, conocido como “Fantasma”, fue asesinado a balazos en la esquina de Entre Ríos y 27 de Febrero por un joven que circulaba a bordo de una moto y que jamás fue localizado.

Es que la investigación judicial llevada adelante por el ex juez de Instrucción Juan Carlos Vienna pareció desviarse del homicidio en sí y permitió establecer una red de complicidades que la víctima tenía con la banda de Los Monos, de quien había recibido una importante suma de dinero para blanquear mediante la compra de propiedades y vehículos pero que él invirtió en un cargamento de drogas con el afán de independizarse en el negocio. Sin embargo, el estupefaciente fue decomisado por Gendarmería Nacional y la víctima quedó expuesta y en deuda con la banda de barrio Las Flores.

Eso marcó su final. Y como venganza, según hipótesis de pesquisas policiales, su padre habría ordenado el crimen de Claudio “Pájaro” Cantero, líder de Los Monos y pareja de su hija Mercedes, quien fue acribillado frente a un boliche de Villa Gobernador Gálvez la madrugada del 26 de mayo de 2013.

En nombre del hijo

La hipótesis que maneja el fiscal federal santafesino Walter Rodríguez es que, a partir del asesinato de “Fantasma”, Luis Paz recogió el guante y siguió el negocio narco que su hijo había iniciado. De esa manera generó un crecimiento patrimonial exhuberante que lo llevó a tener varias propiedades y vivir en el country Los Molinos, en las afueras de la capital provincial.

En ese marco, Paz fue detenido el 10 de diciembre del año pasado y 18 días más tarde fue procesado como organizador y líder de una banda narcotraficante y por el lavado de activos provenientes de actividades ilícitas.

El fiscal inscribió las actividades de la banda entre 2012 y el 10 de diciembre de 2018 y sostuvo que Paz comandaba “una estructura jerárquica caracterizada por la división de funciones y alternancia de algunos de sus miembros ejecutores”; y lo acusó de “haber organizado actividades ilícitas vinculadas al narcotráfico interjurisdiccional, con esporádicos aportes de financiamiento”.

El mes pasado, en tanto, el fiscal Rodríguez pidió ante el juez federal Francisco Miño la elevación a juicio de la causa en la que aparecen involucradas otras cinco personas por “tenencia de estupefacientes con fines de comercialización”. Se trata del arquitecto santafesino Andrés Fernando Canteli, considerado como la mano derecha del empresario y frente a cuya casa de la cotanera de la capital provincial se halló un utilitario cargado de drogas; y dos parejas ligadas a ellos: Hugo Omar “Gali” Díaz, de 52 años, y su concubina Alejandra Urrunde, afincados en Villa Constitución; y Carlos Germán “Bocón” Suárez y Claudia Daniela López.

En el pedido de elevación a juicio el fiscal acusó a Paz de “haber puesto en circulación en el mercado dinero del narcotráfico” para que adquiera de esa manera “la apariencia de lícito”. Por eso lo acusó de “organizador y financiador” de narcotráfico y “lavado de activos de origen ilícito”. En tanto, Rodríguez también pidió mandar a juicio a cinco personas

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario