Judiciales
Jueves 04 de Enero de 2018

Once años de prisión para un proxeneta que explotó a una menor de edad en Rafaela

La Justicia federal de la ciudad de Buenos Aires sentenció a un hombre que obligó, junto con su madre, a prostituirse a una mujer en esa localidad del departamento Castellanos. También fue condenado un partícipe secundario.

Un proxeneta que llegó a juicio en agosto del 2017 fue condenado en el Tribunal Oral Federal Nº 8 de Capital Federal a la pena de once años de prisión efectiva por haber obligado a prostituirse a quien fue su pareja, una joven oriunda de Florencio Varela, en el conurbano bonaerense.

La sentencia fue menor a la que solicitó el fiscal general del caso, Marcelo Colombo, quien había pedido penas de hasta 14 años de prisión para los cinco imputados, dos hombres y tres mujeres, por el delito de trata de personas.

La sentencia fue dictada el pasado 28 de diciembre y condenó a once años de prisión a Daniel Landriel como autor penalmente responsable del delito de impedimento de contacto de una menor de diez años con su madre no conviviente, en concurso real con la figura de trata de personas reiterada en dos ocasiones y agravada por el medio utilizado –engaño, violencia, amenazas y abuso de la situación de vulnerabilidad de las víctimas– y por ser las damnificadas menores de edad al momento de ser explotadas, todo ello en concurso real entre sí.

• LEER MÁS: Un juicio oral que destapa cómo funciona la trata de personas en la prostitución


Por su parte, el tribunal sentenció a Abelardo Landriel a cinco años como partícipe secundario del hecho. En tanto, fueron absueltas tres mujeres que llegaron al banquillo de los acusados.

De Buenos Aires a Rafaela
El caso remonta al 8 de agosto del 2014, cuando la joven que era explotada en la ciudad de Rafaela logró escapar del cautiverio que le hacía vivir el propio Daniel Landriel. Los dos se habían conocido en 2011, cuando la víctima tenía 15 años, en Florencio Varela.

Al tiempo, el hoy condenado le ofreció irse a vivir a la ciudad de Rafaela, en el departamento Castellanos. Un año después, en el 2012, la joven aceptó y partió desde Buenos Aires hasta la ciudad santafesina.

Al tiempo que se radicaron en Rafaela, Landriel comenzó a explotarla sexualmente, siempre mediante golpes y amenazas de muerte. La víctima además recibió órdenes de la madre de Landriel, la cual se encargaba de dar detalles sobre los precios que debía cobrar a los "clientes" y al hotel al que tenía que dirigirse. En tanto, el dinero recaudado debía entregárselo a su pareja.

Otra víctima con documento falso
La sentencia del pasado 28 de diciembre también encontró culpables a los miembros familiares de la explotación sexual que sufrió otra menor de edad con retraso madurativo entre el 15 de abril y el 3 de junio del 2015.

Dicha joven debió ejercer la prostitución todas las noches en dos hoteles ubicados en los barrios de Flores y Constitución.

La causa determinó además que los proxenetas le otorgaron una identidad falsa para así simular que tenía 18 años ante los empleados del albergue donde era explotada sexualmente.