Judiciales
Martes 17 de Abril de 2018

Piden liberar a cuatro patovicas y un policía imputados en un homicidio en Gálvez

Es por la causa que investiga la muerte de Emiliano Arri, ocurrida en la disco On Club. La defensa de los imputados realizó múltiples cuestionamientos ante un juez de la Cámara de Apelaciones mientras que desde la Fiscalía solicitaron que los imputados continúen en prisión preventiva.

A sala llena y con un gran despliegue de seguridad, las defensas de los cinco imputados en el homicidio de Emiliano Arri, ocurrido en septiembre del 2017 en el boliche On Club de la ciudad de Gálvez, solicitaron ante el juez Bruno Netri la revocatoria de la medida cautelar de prisión preventiva y con lo cual se disponga la libertad hasta que llegue el juicio.

El pedido fue realizado en la Sala 6 de la Cámara de Apelaciones y estuvo a cargo de los abogados penalistas Alejandro Otte, Claudio Torres Del Sel e Hilda Knaeblein, quienes cuestionaron el fallo que ordenó la prisión, dictado por la jueza Susana Luna en diciembre del año pasado, y también la pesquisa judicial que fue iniciada por el fiscal de Homicidios Jorge Nessier.

El caso remonta a la madrugada del 24 de septiembre de 2017, cuando Emiliano Arri (39), ingresó al local bailable –al cual tenía prohibido entrar– y fue abordado por los hoy imputados en la causa, para luego ser trasladado hasta un apartado lindero al guardarropas donde se produjo su fallecimiento.

La causa tiene por ese hecho a cinco detenidos: Juan Pablo Rivero, Juan Pablo Ortiz, Cristian David Serrano, Claudio Ojeda y el agente policial José Francisco Carrizo. Los mismos fueron imputados por el fiscal Nessier por el delito de "homicidio doloso" pero, a excepción de Rivero, todos fueron señalados como partícipes necesarios del hecho.

• LEER MÁS: Cuatro patovicas irán a prisión por la muerte de un hombre en un boliche


"Reducirlo, controlarlo y evacuarlo"
En el comienzo de la audiencia, Alejandro Otte, que patrocina la defensa de Rivero, Ortiz y Serrano, cuestionó el fallo de primera instancia y sostuvo que "no se encuentran presentes los elementos que determinen el rol de los imputados en la muerte de Arri".

El letrado a su vez consideró que Arri tenía la prohibición de acercarse al boliche y que al momento en que los guardias lo vieron dentro del local buscaron llevarlo hacia la salida más próxima pero la víctima respondió con golpes. "La idea fue reducirlo, controlarlo y evacuarlo", explicó Otte.

En tanto, cuestionó la decisión de la jueza Luna, que determinó la prisión preventiva, ya que calificó que la magistrada tuvo "sensibilidad observacional" tras haber visto el video de la cámara Nº 8 que registró cómo Rivero le realizó una llave en la zona del cuello a Arri, mientras los otros patovicas le sujetaban otras partes del cuerpo. En esa línea, el defensor sostuvo que Rivero solo lo tuvo sujetado del cuello 56 segundos y no siete minutos como consideró Luna en su fallo dictado el 12 de diciembre del año pasado.
También, señaló Otte que Arri aquella noche consumió alcohol y cocaína. "Arri colapsó", dijo al juez Netri. Seguidamente, aclaró que si bien la autopsia indicó que la causa de muerte fue asfixia por la compresión mecánica, el cuerpo de Arri "no tenía fracturado el hueso hioides" cercano a la zona de faringe y mandíbula.

Por último, el letrado desestimó que la causa pueda ser caratulada como "homicidio doloso" ya que sostiene que fue "preterintencional", una calificación que apunta "al que, con el propósito de causar un daño en el cuerpo o en la salud, produjere la muerte de alguna persona, cuando el medio empleado no debía razonablemente ocasionar la muerte".

"Ninguna participación"
Quien le siguió a Otte, fue la defensa de Ojeda, a cargo de Claudio Torres Del Sel. Para el letrado, su defendido "en ningún momento toca a Arri" antes de que el muchacho de 39 años fuera llevado hacia la zona del guardarropa del boliche.

En torno a la escena donde se constató la muerte de la víctima, el abogado defensor aclaró que Ojeda solo participó 34 segundos. "La jueza –de primera instancia– coloca en un plano de igualdad a quienes participaron en el hecho. No hizo distinción del grado de responsabilidad", sostuvo y agregó que "el suceso hubiera sido igual sin Ojeda".

Por último, coincidió con Otte en torno a que la prueba fundamental del caso son los registros fílmicos y por ello no son necesarios los testimonios de las personas que figuran como testigos en la causa.

En este sentido, pidió la revocatoria del fallo de la jueza Luna, que se le otorgue la libertad a Ojeda por medio de una fianza, entre otras medidas procesales.

El policía
La apelación continuó con Hilda Knaeblein, quien defiende al agente policial Carrizo, el cual sujetó a Arri por las piernas cuando este se encontraba tirado en el suelo del guardarropas hacia donde fue desplazado. Para la defensora, "Carrizo lo único que hizo fue acompañar a sus compañeros". En tanto, aclaró que no existiría un entorpecimiento probatorio ya que el hecho ocurrió en Gálvez y los imputados son oriundos de Coronda y Arocena. "Hablar de un entorpecimiento es insólito", dijo la abogada.

Vale recordar que Carrizo fue detenido el 19 de diciembre del año pasado, siete días después de que la jueza Luna ordene la prisión preventiva para los otros imputados en la causa. La detención del mismo se dio por orden del fiscal Nessier, quien solicitó su encierro ante el juez Eduardo Pocoví, el cual hizo lugar y ordenó que permanezca tras las rejas.

Por la prisión
Desde la otra vereda, el fiscal de segunda instancia, Sergio Alvira, rechazó los pedidos de los tres abogados defensores y ratificó la postura de que los cinco acusados permanezcan privados de su libertad hasta tanto llegue la instancia de juicio.

La justificación de Alvira se dio en razón de que los testigos que están en la causa podrían verse intimidados ante la posible liberación de los imputados, por lo cual, sostuvo que el riesgo procesal de "entorpecimiento probatorio" es latente.

Por otro lado, el funcionario del Ministerio Público de la Acusación (MPA) indicó que los videos "nos demuestran el grado de salvajismo" del hecho. "Todos colaboran de la llave homicida que le aplicó Rivero", sostuvo el fiscal.

"La autopsia dejó en claro que la muerte fue por asfixia, o sea, lo ahorcaron. ¿Quiénes lo hicieron? Rivero ayudado por los demás, así de simple", sentenció Alvira.

El fallo deberá conocerse en los próximos días, donde el juez Netri deberá determinar si excarcela a los cinco imputados o si deja firme el fallo dictado por los jueces de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Susana Luna y Eduardo Pocoví.