Judiciales
Viernes 02 de Febrero de 2018

Piden que el cirujano, Mario Carande, vaya a juicio junto a otras catorce personas

Es por la causa que investigó a una red de trata de personas que reclutaba jóvenes trans del interior del país y los enviaba a Roma y París. La sindicada organización fue desbaratada en 2017 tras una pesquisa encabezada por el fiscal federal de Comodor Py, Ramiro González

A cinco meses de haber desbaratado una organización nacional que reclutaba trans del interior del país y luego los enviaba a Europa, el fiscal federal Nº 7, Ramiro González, formuló el requerimiento de elevación a juicio de la causa que tiene a quince personas imputadas por trata de personas.

En ese grupo de acusados se encuentra el cirujano santafesino, Mario Carande, quien en la jornada del 29 de agosto del 2017 fue detenido por agentes de la Policía Federal en su vivienda del barrio Candioti Sur en el marco de una serie de allanamientos ordenados por el juez federal, Sebastián Casanello y que tuvieron lugar en cinco provincias.

El médico especialista fue liberado semanas después luego del pago de una fianza y tras haber sido imputado por el delito de trata de personas. Desde ese entonces permanece en libertad a la espera del sobreseimiento o ser juzgado ante el tribunal oral correspondiente.

Por su parte, otras catorce personas fueron también imputadas por el fiscal González. De las mismas se destaca el rol de la lideresa de la organización, Andrea "Chichi" Aldonate, la cual purgó una condena en la prisión de Fresnes en París, tras una condena dictada, también por trata de personas, por la Justicia de aquel país.

• LEER MÁS:Mario Carande, el cirujano que operaba a trans, dijo que su actividad fue "profesional"


El resto de la organización denunciada por la Fisclía Federal Nº 7, se compone de personas oriundas de las provincias de Salta, Tucumán, Chaco y Buenos Aires: Ramón Aldonate, Andrea Isabel Aldonate, Lorena Nieves Palavecino, Sofía Carolina Serapio, Sergio Juan Pablo Serapio, Tiana Delfina Serapio, Walter Daniel Martínez, Marisa Acevedo, Cintia Vanessa Sandy Ferril, Marcela De Los Ángeles Viñabal, María Luisa Villarreal, Luisa Micaela Mansilla, Deborah Anahí Brito, Alfredo Mario Carande y Jorge Ariel Lioy.

Todos fueron acusados de formar parte de una organización destinada a la "captación, transporte, traslado dentro del país y hacia el exterior, acogimiento y recepción de chicas trans mediante engaño y/o fraude y/o violencia y/o amenazas y/o abusando de su situación de vulnerabilidad, con el fin de explotarlas sexualmente, explotación que se ha consumado respecto de las víctimas".

• LEER MÁS: Procesaron a Carande, el cirujano vinculado a la red que explotaba travestis en Europa


En esa linea, la fiscalía federal Nº 7, requirió que trece de los imputados sean sometidos a juicio oral, como coautores del delito de trata de personas, mientras que los dos restantes, entre ellos Carande, serán juzgados como partícipes necesarios del mismo delito.

Del interior a Buenos Aires, luego a Europa

El modus operandi que detectó la pesquisa judicial en la que tuvo participación la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas del Ministerio Público Fiscal (Protex), se basaba en una organización que desde el 2010, al menos, reclutaba chicas travestis menores de edad oriundas de Güemes, Pocitos y Salta capital, como así también de otras provincias para luego llevarlas hacia la ciudad de Buenos Aires.

Una vez en Capital Federal, su destino era un hotel de Villa Crespo, el Gondolín, ubicado en Aráoz 924. Allí les daban alojamiento, les cobraban la luz, el gas y el agua. En tanto, debían abonar un canon de $4.000 por cama.

• LEER MÁS:"Lorena", el nexo entre la organización que explotaba travestis y el cirujano santafesino


A su vez, la organización les facilitaba la operación de prótesis, prestándoles el dinero inicial, y exigiéndoles que sea devuelto el doble del monto, según informaron fuentes judiciales consultadas por UNO Santa Fe.

Aquellas operaciones fueron realizadas por el cirujano Carande en una clínica del barrio Candioti Sur.

Tras ser operadas, la organización definía quién estaba apta para ser enviada a Europa, principalmente a las ciudades de Roma y París donde debían ejercer la prostitución en zonas rojas.

Para poder viajar a esas ciudades, la organización suministraba a sus víctimas pasaportes falsos y pasajes mediante una empresa de viajes, Le Martial Viajes, ubicada en una galería del barrio La Florida.