Judiciales
Martes 31 de Julio de 2018

Por amenazas a testigos, la Justicia pospuso el juicio por un crimen ocurrido en Barranquitas

En el mismo juzgan a un cocinero y a su pareja, los dos acusados de haber matado a Lucas Ayala y haber baleado a otro joven en abril de 2016. Ayer se inició el debate y este martes, ante la ausencia de tres personas que iban a declarar, se postergó.

El juicio oral y público en el cual juzgan a un cocinero y su pareja como los autores del crimen de Lucas Ayala, ocurrido en 2016 en barrio Barranquitas, tuvo una inesperada interrupción en su segunda jornada de debate tras la ausencia de tres testigos que habían sido citados por la Fiscalía del caso, a cargo de Jorge Nessier y Cristina Ferraro.

Los tres fueron claves en la investigación ya que los mismos habrían visto cómo se produjo el brutal ataque en el cual Ayala terminó ejecutado de varios disparos en la esquina de Perú y Presidente Perón. En su momento, su declaración fue fundamental para los investigadores ya que posibilitó llegar a quienes serían los autores de los disparos: Fernando "Cuca" Díaz (42) y Laura D'Angelo (34), ambos con prisión preventiva y juzgados desde la jornada del lunes ante el tribunal de jueces conformado por José García Troiano (presidente), Rodolfo Mingarini y Jorge Pegassano.

Este martes, cuando el juicio se reanudó, en su segunda jornada, quedó trunco luego de que la fiscal Ferraro, ante la no comparecencia de los testigos presenciales del hecho, solicitó que el debate se posponga hasta el próximo 13 de agosto para así poder localizar, con la fuerza policial, a las tres personas que habían sido citadas.

• LEER MÁS: Juzgan a un cocinero y su pareja por el crimen de Lucas Ayala ocurrido en Bº Barranquitas


Por su lado, Juan Aguilar, que patrocina la defensa de Díaz, rechazó la solicitud de la Fiscalía y pidió que el juicio transite igual. "Para nosotros es una sorpresa que venga a solicitar esto", sostuvo el letrado.
El pedido de la Fiscalía motivó a que el tribunal ordene un cuarto intermedio en la Sala I del subsuelo de tribunales. Después de media hora, los magistrados de primera instancia resolvieron hacer lugar al pedido pero determinaron un plazo de siete días para se vuelva a reanudar el debate, por lo que el mismo deberá comenzar el próximo jueves 7 de agosto.

La denuncia que no prosperó
Tras aceptar la solicitud de la Fiscalía, el tribunal rechazó un documento que la querella del caso, a cargo de Federico Lombardi y Agustín Roubineau, del Centro de Asistencia Judicial (CAJ), intentó introducir como nueva prueba en el debate. Ese documento se basó en una denuncia que realizó una mujer vinculada a uno de los testigos citados para el juicio.

Dicha denuncia fue radicada el pasado 25 de julio por la suegra del testigo, la cual narró que el novio de su hija fue amenazado por un familiar directo de Díaz, el cual le advirtió, el 23 de julio, que si se presentaba en el juicio lo "iban a matar". A su vez, según consta en la demanda, al testigo le ofrecieron irse de la ciudad de Santa Fe por una suma de dinero y así no declare.

Ese hecho está siendo investigado por la fiscal del Ministerio Público de la Acusación, Gabriela Arri, y ya tendría identificado al familiar que habría realizado la amenaza.

El caso
Lucas Ayala fue asesinado el 21 de abril del 2016 en la esquina de Perú y avenida Perón del barrio Barranquitas. La principal hipótesis siempre fue vinculada a que el autor de los disparos fue "Cuca" Díaz, quien aquella tarde, cerca de las 16, arribó en una moto que era conducida por su pareja, D'Angelo. Se bajó y empezó a discutir con el joven de 24 años hasta que sacó una pistola 9 milímetros y descerrajó al menos siete disparos.

Tres de los balazos impactaron en la humanidad de Ayala por lo que debió ser trasladado al hospital José María Cullen, donde tuvo una intervención quirúrgica. Posteriormente se constató su deceso. Fuentes vinculadas a la investigación sostienen que el crimen fue a raíz de que el joven, que trabajaba para Díaz –ya que el mismo era prestamista– se resistió a vender estupefacientes y por ello terminó muerto.

Los investigadores también sindicaron a Díaz y su pareja como quienes atacaron a balazos el 11 de abril, diez días antes de lo de Ayala, a un joven de 19 años, identificado como Manuel B., el cual recibió un proyectil en la zona ilíaca derecha, por lo que debió ser intervenido en el hospital Cullen, donde se logró recuperar. Aquella balacera sucedió en Blas Parera al 6900, también del barrio Barranquitas.