Este viernes, en el Tribunal Oral Federal de Santa Fe, se reprogramó la fecha del juicio oral y público de los exprófugos del penal de la Unidad N° 30 de General Alvear (provincia de Buenos Aires), Cristian y Martín Lanatta y Víctor Schillaci.

El mismo estaba programado que comience el próximo 6 de agosto, a las 8.30, pero luego de que los propios imputados revoquen el poder que tenían los defensores María Gasaro y Humberto Próspero, el pasado viernes, asumió la defensa pública.

Ante tal situación y viendo los tiempos procesales que maneja la defensa, el tribunal de jueces fijó como nueva fecha de juicio el próximo 21 de agosto, para que los tres imputados comiencen a ser juzgados.

Los tres llegan a la instancia de juicio acusados de haber atacado a dos agentes de la Gendarmería Nacional y luego huir con sus pertenencias y en un vehículo oficial de la fuerza en la mañana del 7 de enero del 2016.

El hecho tuvo lugar en un campo ubicado en la zona rural de San Carlos, a unos 40 kilómetros de la ciudad de Santa Fe y se produjo cuando agentes de inteligencia de la fuerza efectuaban allanamientos tras una orden emanada desde el Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional N° 12 de la ciudad de Buenos Aires.

Cuando arribaron a un campo, bajaron del vehículo el comandante principal José María Valdez y el suboficial principal Roberto Aníbal Encina, quienes pidieron a los prófugos sus respectivas identificaciones. Por su parte, los Lanatta y Schillaci se hicieron pasar por agentes de la policía.

En ese entonces y según indicó la pesquisa, Lanatta -Martín- disparó e hirió en un brazo al comandante Valdez con un arma de fuego de grueso calibre, tipo FAL, mientras que los otros dos apuntaron a Encina y lo desarmaron quitándole el arma reglamentaria, un chaleco antibalas y una radio que llevaba. Lo mismo hizo Martín Lanatta con Valdez.

Los tres se subieron en una Citroën Berlingo -OQF140- perteneciente a la fuerza y huyeron por los caminos rurales. En pleno escape se cruzaron con una VW Amarok, también de Gendarmería, en la cual también iban cinco miembros de la fuerza. En ese cruce hubo disparos, de los cuales algunos proyectiles impactaron en la zona de la parrilla del motor, el capó y el parabrisas. Posteriormente, los prófugos volvieron a huir.