Judiciales

Procesaron a Herme Juárez como jefe de una asociación ilícita y le traban embargo

El juez Federal de Campana procesó hoy al sindicalista y a su hijo, quienes seguirán presos, al tiempo que les trabó embargo por 500 y 200 millones de pesos, respectivamente.

Martes 06 de Agosto de 2019

El juez Federal de Campana, Adrián González Charvay, procesó hoy al sindicalista Herme Juárez como jefe de una asociación ilícita y le trabó un embargo por 500 millones de pesos.

El líder del Sindicato Unidos Portuario de Argentina (Supa), detenido el jueves pasado tras un megaoperativo que conmocionó el cordón industrial, fue procesado como jefe de una asociación ilícita y por administración fraudulenta y lavado de activos. El juez también le trabó embargo por 500 millones de pesos.

Su hijo, Oscar, también fue procesado con los mismos cargos, pero como miembro de una asociación ilícita y por administración fraudulenta y lavado de activos.

El juez federal también dispuso que ambos continúen presos.

La detención de Juárez fue ordenada por el juez federal de Campana Adrián González Charvay. La Justicia habría detectado maniobras extorsivas que le habrían generado ganancias extraordinarias al gremialista y a su familia, también a sus directivos más cercanos en la cúpula sindical.

La investigación judicial trata de determinar cómo Juárez acumuló un patrimonio tan fastuoso que incluye una elegante mansión en San Lorenzo, autos de alta gama y embarcaciones. Se tratará de determinar si el secretario general del Supa blanqueó importantes sumas de dinero a través de los fondos de la cooperativa y el sindicato.

Juárez es oriundo de Victoria, Entre Ríos, y ocupa la presidencia de la Cooperativa de Trabajadores Portuarios desde 1969. Fundada en 1961, la mutual ofrece servicios de estibajes portuarios, limpieza de buques, embolsados, carga y descarga de graneles, descarga de barcazas, buques en rada, movimientos de graneles en silos horizontales, carga y descarga en silos subterráneos.

El sindicalista, de 79 años, fue intendente de Puerto General San Martín. Fue en 1991, cuando Carlos Reutemann convocó a Lorenzo Domínguez, que era el jefe comunal de esa localidad, para que se hiciera cargo del Ministerio de Salud de Santa Fe. Hubo un llamado a elecciones, Juárez se presentó y ganó.

En su ciudad natal lo llamaban "Vino Caliente", un apodo que le pusieron cuando era chico y repartía vinos en Victoria. Lo contó él mismo en una entrevista en la que recordó que ofrecía vino con una manguera frente a su casa, en invierno el vino estaba frío y en verano estaba caliente, de allí el apodo.

Se consolidó como una de las figura influyente entre los trabajadores portuarios a lo largo de las últimas décadas. Además de ser el secretario general de Supa es titular de la cooperativa que tiene a su cargo la explotación del puerto aceitero y cerealero más importante del país.

En 2010 paralizó durante diez días el principal puerto del país. Las crónicas recuerdan que para destrabar el conflicto y llegar a un acuerdo con las exportadoras de granos hizo falta que intervinieran tres ministros, funcionarios y los empresarios más importantes del país.

En la actualidad, la cooperativa cobró relevancia internacional por su magnitud y es la única que queda de aquel proyecto que proponía agrupar en cooperativas a los trabajadores de los puertos del país.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario