La Justicia provincial impuso este martes la medida cautelar de prisión preventiva para el trapito que el pasado viernes, en horas de la noche, sustrajo una cámara de seguridad de un local ubicado en la zona de Bulevar Gálvez y San Luis.

Se trata de un hombre de 38 años identificado como O. A. T., a quien la fiscal del MPA, Rosana Peresín, imputó como autor del delito de "hurto calificado por escalamiento y hurto de vehículo dejado en la vía pública". En la mañana de hoy, la jueza de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Sandra Valenti, ordenó que vaya a la cárcel de manera preventiva.

Desde la Oficina de Prensa indicaron que uno de los ilícitos que investiga la fiscal Peresín fue cometido el viernes pasado a la madrugada. "El imputado estaba en inmediaciones de la intersección de Bulevar Gálvez y San Luis, donde funciona un conocido restaurante. Escaló un portón y sustrajo del interior del local de gastronomía una cámara de vigilancia", relató la funcionaria judicial.

"Se retiró del lugar en colectivo y, gracias a la colaboración de la Sala de Monitoreo, pudieron interceptar el colectivo y detener al imputado, a quien se le secuestró la cámara que había sustraído", agregó Peresín.

Por otra parte, desde el organismo indicaron que la fiscal del MPA también le atribuyó a O. A. T. otros dos hurtos de bicicletas. "Uno de ellos fue el 10 de julio del año pasado en inmediaciones de avenida Freyre y Tucumán, y el otro el pasado 17 de agosto en la misma zona en la cual robó la cámara de vigilancia", indicó Peresín.