Judiciales
Viernes 22 de Diciembre de 2017

Quedó preso un policía por la muerte de un hombre en un boliche

Se trata del agente que cumplía adicional en el boliche On Club,de Gálvez, lugar donde murió por asfixia el muchacho de 39 años. El efectivo pasó de ser testigo del hecho a imputado en el homicidio.

La causa que investiga la muerte de Emiliano Arri (39), en un boliche de la ciudad de Gálvez (departamento San Jeronimo), sumó en la jornada de ayer un nuevo imputado que continuará el proceso en prisión preventiva hasta que llegue el juicio.

Se trata de J. F. Carrizo, quien en la noche del deceso de Arri prestaba servicios como agente policial en el boliche On Club, lugar en donde murió el joven, luego de haber sido interceptado por cuatro patovicas.

Sobre Carrizo pesa haber prestado colaboración y haber sido partícipe de la retención que sufrió Arri en la zona del guardarropa en la madrugada del 24 de septiembre cuando lo tomaron del cuello y varias extremedidades del cuerpo, los cuatro encargados de mantener el control en el boliche.

Al respecto, el fiscal que instruye la causa y que solicitó que el efectivo quede en prisión, Jorge Nessier, sostuvo: "Entendemos que el imputado actuó con conocimiento del peligro de su acción y con voluntad en cuanto al resultado que pretendía".

La causa tiene a otras cuatro personas imputadas y bajo la medida cautelar de prisión preventiva: Juan Pablo "Pali" Rivero, Juan Pablo "Pato" Ortiz, Cristian David Serrano y Claudio Ojeda.

• LEER MÁS: Cuatro patovicas irán a prisión por la muerte de un hombre en un boliche


Los cuatro permanecen detenidos desde el pasado 12 de diciembre por orden de la jueza de investigación penal preparatoria (IPP), Susana Luna, quien consideró que existen ciertos riesgos procesales para que los imputados esperen el juicio en libertad.

Rivero se encuentra imputado por el delito de homicidio doloso mientras que el resto como partícipes necesarios de la muerte de Arri.

Muerte en el boliche

Arri falleció minutos después de las 4, a la madrugada, en el boliche On Club de la ciudad de Gálvez. Su deceso se produjo luego ser abordado por los cuatro vigiladores imputados en la zona de baños. El hombre de 39 años, quien tenía la prohibición de estar en el boliche, fue llevado hacia la zona de guardarropas donde iba a ser, según los acusados, "neutralizado".

Una vez en el apartado del boliche, Arri fue tomado por el cuello por Rivero quien le aplicó una llave. A su vez, los otros cuatro involucrados tuvieron participaciones en la retención de varias partes de su cuerpo.

La víctima permaneció así poco más de 20 minutos hasta que se constató que murió asfixiado. Minutos después, intentaron reanimarlo pero fue en vano, el muchacho ya estaba muerto.

Un video clave

Si bien el caso fue el 24 de septiembre, la detención de los cinco imputados fue dos meses después debido a que la Fiscalía esperó que el cuerpo médico forense emita su último informe. El mismo arrojó que Arri murió a causa de una acción violenta.

En tanto, dos registros fílmicos capturados por las cámaras del boliche permitieron establecer cómo se dio el violento y fatal desenlace.

A raíz de ello, el fiscal Nessier, ordenó de tener a los cuatro patovicas. A su vez, el agente policial Carrizo permaneció como testigo de la causa.
Cuando los principales acusados llegaron a instancia de medida cautelar de prisión preventiva la jueza Luna ordenó su detención pero también le recomendó al fiscal Nessier que avance en la responsabilidad que tuvo el agente que intervino en el episodio.

Ayer, en una audiencia llevada a cabo en los tribunales de Santa Fe, el juez Eduardo Pocoví resolvió que Carrizo permanezca alojado en la cárcel hasta que llegue el juicio oral y público.