Judiciales
Sábado 04 de Noviembre de 2017

Quiénes son y cómo actuaban los falsos médicos de Santo Tomé que hacían abortos clandestinos

Los dos fueron detenidos el pasado miércoles por la policía de la ciudad de Buenos Aires. Habían montado una clínica clandestina en un hotel ubicado a metros del Obelisco.

En abril del 2015 una investigación federal determinó que en el hotel de Las Naciones, ubicado en avenida Corrientes al 800 de la ciudad de Buenos Aires, unas 23 mujeres eran explotadas sexualmente por una red de trata de personas.

Dos años después, el pasado miércoles 1 de noviembre, la División Delitos Contra la Salud de la Policía de la ciudad de Buenos Aires, en otra investigación, irrumpió en el mismo hotel con el objetivo de ponerle fin a una oscura organización que practicaba abortos clandestinos en un "quirófano" instalado en una de las habitaciones de dicho hotel.

La banda era liderada por dos falsos médicos, Fernando G. y Javier S., ambos oriundos de la ciudad de Santo Tomé, lugar en donde se digitaban los turnos a través de un sitio web llamado Ginofem.

• LEER MÁS: Dos santotomesinos detenidos por abortos clandestinos en un hotel de Buenos Aires

Los dos santotomesinos quedaron a disposición del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Nº 47, a cargo del doctor Carlos Rodolfo Cresseri y también de la Fiscalía Nacional Nº 20, a cargo de Donoso Castex.

Contacto y resguardo

La pesquisa, iniciada en marzo de este año por los agentes de la policía de Buenos Aires, detectó que la organización se manejaba en todo momento con cierto sigilo para no ser advertida.

Tanto es así que cada mujer que buscaba realizarse un aborto –de distintos puntos del país– y se contactaba con la "clínica" Ginofem, debía responder una serie de preguntas que efectuaban los miembros de la banda para así descartar que no era un agente policial quien estaba detrás de su accionar ilegal.

procedimiento5.jpg


Culminados esos pasos, los falsos médicos le daban el turno a la mujer y la citaban al hotel de Las Naciones, donde debía estar dos horas antes. Previo a ello, una mujer integrante de la organización se comunicaba con la víctima y le instruía otros detalles de los "trámites" vía Whatsapp.

Al llegar al hotel, una persona constataba si era la mujer que buscaba practicarse el aborto. Posteriormente, la guiaba hacia el piso Nº 14 donde la organización había montado una oficina que contaba con escritorio, computadora y otros elementos.

Allí, una falsa médica, la "doctora María", le hacía completar un formulario a quien había solicitado los "servicios". Seguidamente la víctima era llevada hacia el "quirófano" que estaba ubicado en otro piso.

Los investigadores detectaron que los abortos, cuando no tenían intervención quirúrgica, se realizaban por medio de fármacos de uso veterinario. Una vez culminada la practica ilegal, las pacientes debían permanecer unas horas en reposo y luego se podían marchar del hotel.

Embed

Los precios que manejaba la organización variaban en relación a la cantidad de semanas de gestación que tenía el embarazo. "Cuanto más avanzado estaba, más te cobraban", indicó a UNO Santa Fe el jefe de la División Delitos Contra la Salud de la Policía de Buenos Aires, Ricardo García Iriarte. En este sentido, los precios partían desde los $18.000 y podían llegar a los $28.000.
Por día, la organización realizaba alrededor de cinco abortos. Los mismos, según indicaron los investigadores, eran efectuados a mujeres de distintas edades.

Caso abierto

El pasado miércoles y tras un trabajo sigiloso de inteligencia –que implicó además realizar tareas en la ciudad de Santa Fe y Santo Tomé– se desplegó un fuerte allanamiento en el hotel y se procedió a la detención de Fernando G. y Javier S., los cuales quedaron detenidos y a disposición de la Justicia.

En tanto, se libró el pedido de captura nacional e internacional para una tercera miembro de la organización, la cual es intensamente buscada por los pesquisas de la fuerza de la ciudad de Buenos Aires.