Este jueves, en la Sala I del subsuelo de tribunales, se reanudará el juicio oral y público por el cual es juzgada una pareja como la autora del crimen de un joven de 24 años ocurrido en 2016. Se trata de Fernando "Cuca" Díaz (42) y Laura D'Angelo, ambos acusados de haber dado muerte, mediante disparos de arma de fuego, a Lucas Ayala, en la esquina de Perú y Presidente Perón.

Díaz y D'Angelo comenzaron a ser juzgados el pasado 30 de julio ante un tribunal pluripersonal conformado por los jueces José García Troiano, Rodolfo Mingarini y Jorge Pegassano. Cuando el debate llegó a su segunda jornada debió ser postergado ya que desde la Fiscalía del caso -a cargo de Cristina Ferraro y Jorge Nessier- solicitaron que se posponga ante la ausencia de testigos claves en la investigación.

Aquel pedido fue aceptado por el tribunal, el cual ordenó que se suspenda la audiencia hasta que los tres testigos presenciales del crimen sean localizados y asistan al juicio este jueves 9 de agosto.

Amenazados

Los tres testigos que deberán prestar declaración mañana son tres jóvenes que se encontraban junto a Ayala en la tarde del 21 de abril del 2016, cuando un sujeto llegó en una moto y abrió fuego contra la víctima.

Los tres fueron citados por los fiscales pero el pasado 31 de julio, cuando debían estar presentes en el tribunal, no asistieron y por ello, desde la Fiscalía se dispuso un operativo de búsqueda para ser localizados.

Ese operativo fue encomendado a los pesquisas de la Sección Homicidios de la Policía de Investigaciones (PDI), como así también a la Tropa de Operaciones Especiales (TOE) para que den con el paradero.

En este sentido, fuentes policiales indicaron a UNO Santa Fe que los tres testigos claves ya fueron localizados días atrás y puestos a disposición de la Fiscalía, organismo donde se los había citado para el debate.

Un prófugo

La amenaza a uno de los testigos fue revelada por el abogado del Centro de Asistencia Judicial (CAJ), Federico Lombardi, que patrocina la querella de la madre de la víctima, Cristina Centurión.

El propio Lombardi, el día en que se pidió que se posponga el juicio, expuso ante los jueces una denuncia de una mujer que narró que el 25 de julio pasado, su yerno fue amenazado dos días antes por quien sería el hermano de "Cuca" Díaz, que se encuentra prófugo de la Justicia.

Aquella denuncia destacó que el hermano de Díaz fue hasta la casa del testigo y le dijo que no se presentara en el juicio, ya que si lo hacía lo "iban a matar". Además, que le había ofrecido dinero para que deje la ciudad de Santa Fe y así se ausentara en el debate.

Ese hecho se encuentra siendo investigado por la fiscal del Ministerio Público de la Acusación, Gabriela Arri. Según trascendió, los investigadores tratan de dar con el hombre identificado como el autor de la amenaza.

Balas y muerte

El caso ocurrió el 21 de abril del 2016, cuando cerca de las 16.30, Lucas Ayala se encontraba con unos amigos tomando una gaseosa en la esquina de Perú y Presidente Perón, en Barranquitas. En ese contexto, una motocicleta se detuvo en el lugar y de la misma descendió un hombre que comenzó a discutir con Ayala.

Segundos después, ese motociclista disparó a mansalva contra la humanidad de Ayala y le descerrajó tres balazos, por lo que su muerte fue inmediata a pesar de que fue trasladado al hospital José María Cullen.

Tras la declaración de los testigos y a raíz de trabajos de inteligencia, los investigadores del caso reconstruyeron el hecho con "Cuca" Díaz como el autor de los disparos, mientras que su pareja fue señalada como quien conducía la motocicleta aquella violenta tarde en Barranquitas.

Tentativa de homicidio

Díaz y D'Angelo también son juzgados en el juicio por haber intentado, según la Fiscalía, asesinar a un joven de 19 años diez días antes de la muerte de Ayala. Aquel intento de homicidio, tuvo lugar en Blas Parera al 6900, cuando F. R. D. fue impactado por un proyectil en la zona ilíaca derecha, cuando se encontraba junto a su pareja.

El joven debió ser trasladado hacia el hospital José María Cullen, donde fue asistido quirúrgicamente y logró salvarse.