La continuidad del juicio por el abuso de un menor de edad y por el cual son juzgados su abuela, abuelo y tío, todos oriundos de la ciudad de Esperanza, tendrá su definición el próximo lunes en el subsuelo de tribunales.

A partir de las 10, un tribunal conformado por Octavio Silva -preside-, Jorge Pegassano y Nicolás Falkenberg, evaluarán si la jueza Susana Luna, quien estuvo al frente del tribunal desde su inicio, el pasado 25 de octubre en la Sala I, continuará o si se da marcha atrás y el debate vuelve a foja cero, situación que generaría que se establezca un nuevo tribunal.

El análisis se dará en una audiencia que, según prevé el Código Procesal Penal, deberá ser pública y los magistrados tendrán que determinar si Luna tuvo o no parcialidad en las cuatro jornadas de debate que lleva juicio y que tiene acusados a los abuelos y un tío de un niño abusado sexualmente entre los cinco y nueve años.

• LEER: La abuela, el abuelo y un tío juzgados por el abuso de un niño en Esperanza

Dicha audiencia además será ante la defensa de los imputados, a cargo de Eduardo Jauchen y Alejandra Forte y la parte acusatoria que tiene a los fiscales Omar De Pedro y Daniel Filipi por el Ministerio Público de la Acusación (MPA) y al abogado querellante, Martín Risso Patrón. Este último fue quien recusó a la jueza Luna, ayer jueves, y pidió el apartamiento de la misma tras sostener que fue parcial a lo largo del debate.

Expresó su postura

Tras la recusación presentada por Risso Patrón, la cual remarca una serie de cuestionamientos sobre la manera de proceder de la jueza Luna, la magistrada rechazó los planteos del querellante en un fallo dictado en la jornada de ayer.

• LEER MÁS: Recusaron a la jueza penal Susana Luna en el juicio de un menor abusado

Aquel fallo de Luna fundamentó que "todas las decisiones tomadas en el juicio han quedado sujetas a la posibilidad impugnatoria en el caso de no haber estado de acuerdo con las mismas, siendo ajeno a esta presidenta y al tribunal que el recusante no haya hecho uso de sus facultades recursivas en tiempo y forma o manifestado el debido protesto".

Sobre el trato que recibió la testigo del caso -la madre del joven víctima y además hija y hermana de los imputados-, que fue cuestionado por Risso Patrón, la magistrada explicó que el mismo siempre fue "correcto en todo momento". "Tal como se puede observar en los registros de audio y video se le concedió el tiempo necesario para expresarse a pedido del fiscal, pese a que esta presidenta le había explicado la mecánica de la medida a realizarse (careo)", indicó.

En torno al testimonio del padrastro de la víctima, que según la querella no fue escuchado por el tribunal, Luna sostuvo "que fue escuchado con atención en su extenso relato, los meros intercambios que pueden surgir dentro de los miembros del tribunal son dentro del contexto de lo que se escucha, pero ello no implica desatención ni desinterés por lo que relata el testigo, ni por ninguna teoría del caso como imagina el recusante".

Seguidamente, el dictamen de la jueza también se refirió a la recusación impulsada por la querella -y que también cuenta con el aval de la Fiscalía- a la que calificó de "maliciosa y descontextualizada".

"Toda vez que al proferir estas expresiones a las que refiere el recusante (de manera encomillada), lo hacía en relación al planteo de recusación interpuesto que obviamente me involucraba como "parte recusada" y "el interés" por mí expresado se refería a la continuación exitosa del juicio y de manera alguna implicó adelanto de opinión y/o inclinación personal en la decisión de fondo de la cuestión sometida a debate", sostuvo Luna.

"Las circunstancias de dar intervención a las otras partes tiene que ver con dar la oportunidad de escuchar los motivos de la recusación a los que no plantearon la misma y pueden resultar afectados, imperando los principios de oralidad y publicidad del debate por sobre cualquier formalidad escritural del planteo efectuado", agregó la resolución emitida por la jueza que además rechazó la recusación de la querella del caso.

¿Qué está en juego el lunes?

En caso de que el tribunal, que analizará la recusación de Luna, determine hacer lugar al planteo de la querella del caso, el debate tendría una marcha atrás y volvería a cero. A su vez se deberá conformar un nuevo tribunal, dentro de un plazo de 60 días, para nuevamente iniciar el debate.

En caso de que no se haga lugar al planteo de Risso Patrón, el juicio continuará tal como venía desarrollándose en las últimas cuatro jornadas. Ambas medidas, según explicaron fuentes tribunalicias a UNO Santa Fe, no podrán ser apeladas.

Un juicio parado

El juicio comenzó el pasado 25 de octubre en la Sala I. En el mismo son juzgados Víctor Hugo Baraldo, Nidia Noemí Morandini (su esposa) y Juan Pablo Baraldo, el hijo de ambos. Los tres llegaron al juicio imputados en distintas escalas penales.

El abuelo por abuso sexual con acceso carnal agravado (por resultar grave daño en la salud mental de la víctima; por ser cometido por ascendiente, encargado de la educación y guarda; por ser cometido por dos personas y por aprovechar la situación de convivencia preexistente con el niño menor de edad) y promoción de la corrupción de menor agravada (por ser la víctima menor de 13 años. Además, por ser ascendiente y personas conviviente y encargada de la educación y guarda del menor), ambos delitos en concurso ideal.

En cuanto a Juan Pablo Baraldo, los delitos son iguales a los que pesan sobre su padre, pero con el agravante de que se le sumó "la coacción agravada por el uso de arma de fuego y desobediencia a un mandato judicial".

Por último, Morandini llegó imputada al juicio como autora del delito de "promoción de la corrupción de un menor agravada (por ser la víctima menor de 13 años y por ser ascendiente y persona conviviente encargada de la educación y guarda del menor) y partícipe principal del delito de abuso sexual con acceso carnal reiterado agravado. Todos los delitos en concurso ideal".

El caso se destapó en 2014 luego de que la madre del niño denunció en sede policial de la ciudad de Esperanza (departamento Las Colonias) que su hijo había sido abusado sexualmente por su abuelo tras encontrar en el celular del niño una foto donde se observaba desnudo a un hombre.

Con el paso de la investigación, se determinó que quien estaba en esa foto era el abuelo del joven. Así fue que en el devenir de la investigación, y con una cámara Gesell de por medio, se determinó que el chico habría sufrido un abuso no solo de su abuelo, sino que también de su tío y todo con el consentimiento de su abuela.