La Justicia provincial puso la lupa por estas horas en la muerte de un prematuro bebé que fue dado a luz por una joven de 27 años en el hospital José María Cullen. El deceso se produjo el sábado a la noche, y por estas horas desde la Fiscalía de Homicidios y la Policía de Investigaciones (PDI) tratan de establecer por qué falleció el niño.

El caso salió a relucir en la mañana del domingo, luego de que se confirmó oficialmente la muerte del prematuro bebé. El mismo se encontraba internado en la neonatología del nosocomio. Su llegada al mundo ocurrió de la manera más inesperada.

Es que su madre, informaron desde el hospital, llegó el jueves aduciendo que tenía fuertes dolores abdominales. Cuando los médicos la asistieron, constataron que se encontraba cursando la semana 24 de un embarazo, situación que causó sorpresa en la joven ya que la misma sostuvo que no lo sabía.

Los dolores continuaron por lo que la mujer fue derivada a la sala de parto donde dio a luz a un bebé prematuro que pesó cerca de 600 gramos y fue internado en el área de la neonatología del hospital. Mientras que su madre quedó alojada en el área de ginecología.

Escape

Un día después de ese suceso y de manera sorpresiva, la mujer huyó cerca de las 23 del hospital, con el suero puesto. La ausencia de la misma fue advertida por el personal del área por lo que se informó a la dirección del hospital.

Ante la faltante de datos del niño e información aportada por su madre, el destacamento policial del nosocomio dio aviso a las autoridades para tratar de establecer el paradero de la joven que había parido un día antes. Agentes policiales se dirigieron hacia su domicilio y trataron de encontrarla pero en fue en vano ya que no se encontraba.

Retorno

A sabiendas de que la buscaban, la mujer volvió a hacerse presente en el hospital ya que le informaron que su bebé se encontraba en grave estado desde la noche anterior cuando había abandonado la sala en donde estaba internada. Cuando llegó la noche, la peor noticia se conoció. El prematuro niño falleció en neonatología.

Informes

El caso fue informado a la fiscal en turno, Cristina Ferraro, de la Unidad de Homicidios, quien solicitó que el personal de la Policía de Investigaciones (PDI) realice una serie de diligencias y así pueda establecer cómo se produjo el confuso episodio.

Si bien el caso se maneja con extrema reserva, se pudo saber que los pesquisas secuestraron la historia clínica de la paciente horas después de que se conozca el fallecimiento del pequeño. En tanto, también se dispuso que la mujer de 27 años permanezca en libertad.