Judiciales
Jueves 22 de Febrero de 2018

Sin Lerche en la sala, apelaron el procesamiento por la presunta "administración fraudulenta"

Fue ante el juez camarista, Jorge Andrés, y estuvo a cargo de sus abogados defensores, Luis Rossini y Gabriel Hernando. El expresidente de la entidad sabalera está investigado por su desempeño al frente club del barrio Centenario.

Sin estar presente en la sala del primer piso de tribunales, Germán Lerche apeló el fallo judicial que lo tiene procesado por administración fraudulenta en el período que le tocó estar al frente del Club Colón.

La apelación estuvo a cargo de sus abogados defensores, Luis Rossini y Gabriel Hernando, los cuales cuestionaron ante el juez de Cámara, Jorge Andrés, cómo se dio la investigación judicial que fue instruida por el magistrado Darío Sánchez, a cargo del Juzgado de Instrucción 5ª del sistema residual de causas.

La audiencia duró más de dos horas y se llevó a cabo en la Sala 5 de la Cámara de Apelaciones en lo penal del primer piso de tribunales. La misma se realizó sin la presencia de los cuatro imputados –seis en total– que recurrieron a la segunda instancia.

El cuestionamiento de los letrados que patrocinan a Lerche no fue el único, sino que también se sumaron Martín Risso Patrón, que representa a Osvaldo Pradolini y Marcelo Maglianesi, y Matías Drivet –junto con Ignacio Alfonso Garrone– quien defiende al contador, Miguel Ángel Sikh, vinculado al entorno del expresidente sabalero.

La solicitud de los letrados santafesinos surgió por el procesamiento dictado por el juez Sánchez el pasado 18 de septiembre del 2017 en torno a una pesquisa judicial realizada por la fiscal Nº 3, Mariela Jiménez y los abogados querellantes de la causa, Leandro Corti y Ricardo Calvo Arrázola.

• LEER MÁS: Procesaron a Germán Lerche por "administración fraudulenta"


LERCHE.jpg
El expresidente de Colón cuando fue juzgado en el Tribunal Oral Federal
El expresidente de Colón cuando fue juzgado en el Tribunal Oral Federal


La medida impuesta por el juez no solo fue para Lerche y los antes mencionados, sino que también alcanza a Carlos Martín y el expresidente, Rúben Moncagatta. Todos fueron procesados como "coautores de administración fraudulenta", un delito que parte de un año de prisión y puede llegar hasta los seis de pena. En tanto, el contador Sikh, fue acusado por el mismo delito, pero se le agravó con el delito de estafa.

Un procesamiento a cargo de un "plateísta"

Quien primeramente tomó la posta para expresar sus planteos fue el defensor del expresidente de Colón, Luis Rossini. En sus dichos, el letrado analizó que el procesamiento estuvo a cargo de un juez (Sánchez) que no tuvo imparcialidad ya que según él, el magistrado es hincha de la escuadra del barrio Sur y suele ir a la platea.

Por otro lado, cuestionó que durante la investigación se le negó a Lerche poder declarar. "Los derechos constitucionales no fueron un limite para el juzgador", expresó el defensor particular quien también agregó que su defendido aclaró todos los puntos –en total son 21– que le achacó la Justicia previo al dictado del procesamiento. "Se ha privado del derecho a la defensa", dijo. A su vez, cuestionó que el juez no haya producido la prueba que ofreció el mismo Lerche en la audiencia indagatoria.

• LEER MÁS: Punto por punto: las 21 irregularidades por las cuales Germán Lerche fue acusado


En otro tramo de su apelación, Rossini, calificó como grave que el juez haya tenido en cuenta el testimonio de dos testigos que en su declaración, en sede judicial, fueron acompañados por abogados particulares. En ese aspecto, tildó a las testimoniales como "nulas".

"Me llama la atención que un hombre del derecho –dijo en relación al querellante, Leandro Corti– no se alarme sobre la presencia de abogados en la testimonial", reflexionó el defensor.

Cuentas claras
Tras los dichos de Rossini, continuó con la apelación Matías Drivet, el cual representa al contador Sikh. En sus cuestionamientos, el abogado sostuvo que el fallo de Sánchez se equivocó en el análisis de la prueba. También tildó la imputación atribuida a su cliente como "imprecisa" y "fuera de contexto".

Yendo más al fondo, aclaró que Sikh no tuvo ningún vínculo con el club. "Nunca entró al Club Colón, no conoce a dirigentes de allí", señaló.

En torno a la investigación, que tuvo un fuerte impulso por la querella, Drivet calificó el peritaje contable como "pobre" y que por ello, el procesamiento dictado "carece de fundamentos".

• LEER MÁS: Germán Lerche fue condenado a dos años de prisión pero no irá a la cárcel


Por tal razón, pidió al juez Andrés que revoque la medida judicial impuesta en septiembre del 2017 y absuelva al contador vinculado al entorno del expresidente del club del barrio Centenario.

En la misma sintonía, Risso Patrón, solicitó lo mismo para sus defendidos, Maglianesi y Pradolini. Sobre este último sostuvo en la audiencia que "no está probado en el procesamiento cuál fue su aporte".

En tanto, aclaró que faltan más personas vinculadas a la fiscalización de la finanzas de aquel período, por lo que sostuvo que si "la causa avanza no podrán ingresar otras personas" que posiblemente puedan haber cometido error de la administración.

• LEER MÁS: "Los jugadores de fútbol son los que no quieren pagar impuestos"


Por la firmeza del fallo
Desde la otra vereda, el fiscal de Cámara, Miguel Molinari, expresó que no "caben dudas de la vinculación de los imputados con los hechos investigados". Por tal razón, solicitó que el procesamiento quede firme.

En otro tramo, indicó que Pradolini "omitió su rol de fiscalizador" de las cuentas del club por lo que acusó que los imputados realizaban múltiples gastos que luego debieron ser soportados por la entidad sabalera.

Por último, el querellante, Leandro Corti, solicitó al juez que el fallo quede firme. Asimismo, y con el fin de comparar la gestión y el rol de los imputados en la misma, se refirió al patrimonio del Club Colón antes de la llegada de Lerche y su comisión directiva y el que quedó tras la salida.

En esa línea, explicó que en el 2006 el club tenía un patrimonio de un millón de pesos de saldo positivo, mientras que para el 2013, los números eran 24 millones de pesos de déficit.

Por otro lado, le contestó al abogado de Lerche sobre sus cuestionamientos en torno a las dos personas que fueron citadas a prestar su testimonial en la causa y que acudieron a la sede judicial con abogados de por medio. "No me alarma porque no hay razones para alarmarse", afirmó.