Un joven de 21 años, identificado como Juan Eduardo Bovino, alias "Juancito", logró saltear las reglas en tribunales y así huir de la Justicia. El mismo fue detenido el lunes pasado en el marco de una causa que investiga el incendio intencional por el cual perdió la vida una mujer de 35 años en su casa de Santiago de Chile al 900 del barrio Chalet.

El escape de "Juancito" se produjo entre las 9.30 y 10, cuando había sido alojado en la sala de reconocimientos del subsuelo tribunalicio, lugar en donde se iba a llevar a cabo una medida complementaria para la investigación. Allí, ante un descuido del personal de la Dirección de Coordinación de Traslados Judiciales, logró introducirse en un conducto de ventilación y romper una de sus tapas. Posteriormente, saltó hacia un patio, el suroeste, y se fugó.

Si bien se desconoce por qué puerta escapó, se estima que pudo haber sido la que da hacia calle 3 de Febrero, la cual es la más cercana del sector del subsuelo donde se encontraba detenido.

[Cayó ]• LEER MÁS: Cayó "Juancito", acusado de matar a una mujer tras incendiarle la casa en B° Chalet

Tras su escape, trascendió que Bovino permanecía detenido en la sala de reconocimientos ya que en la tradicional sala de presos del tribunal no quiso permanecer por miedo a sufrir represalias de los demás internos que esperaban sus respectivas audiencias. En este sentido, se supo que algunos presos lo amenazaban con golpearlo fuertemente ya que lo consideraron un "mata madre".

Lo buscan por todos lados

Tras comprobarse la fuga de "Juancito", autoridades judiciales dispusieron un operativo en las inmediaciones de tribunales pero fue en vano ya que el escurridizo y audaz no logró ser hallado por el personal policial.

También fueron informados los pesquisas de la División Homicidios de la Policía de Investigaciones (PDI), los cuales el pasado lunes, cerca de las 21.30, lo habían atrapado en Zavalía al 350 del barrio Centenario, lugar de donde sería residente. Aquella detención se produjo por el pedido de captura emitido desde la Fiscalía que investiga el caso.

Por su parte, se reforzó la custodia para con los testigos de causa que lograron observar cómo fue el fatal desenlace.

Llamas fatales

El caso se remonta a la siesta del 1 de diciembre del 2017, cuando en una vivienda de Santiago de Chile al 900 se desató un incendio que le costó la vida a Carla Vanesa Rivas, de 35 años. La mujer se encontraba con sus tres hijos, los cuales pudieron ser rescatados por los vecinos del barrio Chalet.

Con el devenir de la pesquisa, los investigadores lograron detectar que el incendio había ocurrido de manera intencional. Así lo evidenció el informe preliminar de los Bomberos Zapadores.

En tanto, el testimonio de los hijos de la víctima logró establecer quién habría sido el responsable del siniestro. Se trataba de un tal "Juan", quien era vecino de Rivas, indicaron las fuentes del caso.

Tras tareas de inteligencia, se logró identificar como Juan Eduardo Bovino, alias "Juancito".

Proceso a determinar

Ayer por la mañana, a las 12, la fiscal Gioria le atribuyó el delito de "homicidio calificado" y "doble homicidio en grado de tentativa". Esta mañana fue trasladado nuevamente a tribunales para ser parte de una rueda de reconocimiento que terminó frustrándose tras su fuga.

En teoría, mañana deberá llevarse a cabo la audiencia de prisión preventiva donde un juez de Investigación Penal Preparatoria deberá definir si transita el proceso en libertad o si debe quedar tras las rejas.