Judiciales
Viernes 26 de Enero de 2018

Suman un nuevo testigo a la causa que investiga la muerte del ladrón ultimado en Bº Candioti

Es por el caso del que resultó muerto Walter Alarcón y por el cual permanece detenido en prisión preventiva, Emiliano Navarro, un agente que prestaba servicios en la Seccional 3ª.

La causa que investiga el crimen de Walter Alarcón, el ladrón que en 2016 asaltó una rotisería y luego fue ultimado con un disparo en la cabeza en barrio Candioti Norte, sumó un nuevo testigo en la investigación que por el momento tiene en prisión preventiva al exagente, Emiliano Navarro, acusado de homicidio calificado por el uso de arma de fuego.

El nuevo testimonio se suma a otros recolectados a lo largo de la causa que instruyen los fiscales, Cristina Ferraro y Ezequiel Hernández, los cuales acusaron a Navarro de haber sido el propio policía quien ejecutó a Alarcón cuando éste se encontraba desarmado a mitad de cuadra de Maipú, entre Las Heras y Alvear.

El agente permanece detenido en el penal de Las Flores desde el viernes 22 de septiembre del año pasado, cuando el juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Octavio Silva, ordenó que sea alojado en un establecimiento del Servicio Penitenciario hasta que llegue el juicio.

El pedido de prisión fue en razón de que existe un testimonio clave en la causa, el de un trapito de la zona de Candioti, el cual aseguró que Navarro ultimó a Alarcón luego de una persecución que implicó un cruce de disparos desde bulevar Gálvez y Belgrano hasta el lugar donde fue abatido.

El flamante testimonio

El nuevo testigo declaró el pasado 16 de enero en la Unidad Especial de Homicidios del Ministerio Público de la Acusación y fue presentado por la defensa de Navarro, a cargo de Martín Risso Patrón y Martín Avalos.

• LEER MÁS: Irá a prisión un agente que ultimó a un joven que había robado un comercio de barrio Candioti


Dicho testigo apuntó, según pudo saber UNO Santa Fe, a que aquella noche iba caminando con un amigo por calle Maipú en sentido hacia la costanera. Al llegar hacia Belgrano escuchó disparos. Segundos después, en la intersección con Las Heras, vio correr a una persona que miraba para varios lados y también el arribo de un patrullero.

Según el testigo, la persona que corría miró hacia atrás, movió un brazo y luego se escuchó un disparo de arma de fuego. Seguidamente se acercó hacia la mitad de cuadra y observó un charco de sangre y al hombre que iba corriendo tirado en el suelo.

En tanto, negó en su testimonio que el fallecido se haya arrodillado o detenido minutos previos al disparo. En esa linea, sostuvo que "solo se daba vuelta".

Los dichos expuestos por el nuevo testigo presentado por la defensa se contraponen en un punto a los expresados por el testigo que impulsó la Fiscalía para incriminar a Navarro. Es que aquel testigo, el trapito, sostuvo en sus declaraciones que Alarcón se arrodilló y fue Navarro quien lo ejecutó a sangre fría cuando él se había desarmado.

Un tiroteo previo
El desenlace fatal de Alarcón fue luego de una persecución que tuvo su inicio en bulevar Gálvez y Belgrano. Todo surgió luego de que el fallecido, minutos previos asaltó una rotisería ubicada por Belgrano, en sentido sur.

A mano armada, el ladrón se llevó una suma de dinero que se encontraba en la caja registradora del comercio. Tras el atraco, se dirigió hacia bulevar y al notar la presencia policial abrió fuego –con su revólver que llevaba en mano– en medio de locales gastronómicos que tenían a sus propios comensales en el lugar.

Tras ese cruce de disparos, Alarcón huyó por calle Castellanos en sentido hacia Las Heras, mientras que Navarro comenzó a seguirlo. Al llegar a Las Heras, el ladrón fue en sentido norte hasta Maipú y allí dobló hacia la derecha donde segundos después fue impactado por un disparo que efectuó el efectivo policial.