Una audiencia donde se iba definir si un empresario local de la madera iba a llegar a la instancia de juicio tras las rejas o con el arresto domicilio se terminó suspendiendo luego de que la defensa del mismo informó que su cliente no iba a poder asistir ya que no se encontraba en condiciones de salud.

El imputado es un hombre de 69 años, identificado como Alberto D., y está acusado de haber abusado sexualmente a una menor de 12 años en 2014 cuando esta había quedado bajo su cuidado, junto con una mujer, mayor de edad y de nacionalidad brasileña.

En la mañana de hoy, la fiscal del caso, Alejandra Del Río Ayala y el abogado querellante, José Mohamad, tenían previsto solicitarle al juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Héctor Candioti, que revoque la medida que determinó que el imputado cumpla la etapa procesal previa al juicio en su casa y con salidas laborales.

El pedido surgió en base a una serie de elementos que permitieron establecer que el acusado podría generar un entorpecimiento probatorio en la causa y así truncar el futuro juicio que aún no fue definido por la Oficina de Gestión Judicial de primera instancia.

• LEER MÁS: Pedirán que un empresario local cumpla la prisión preventiva alojado en la cárcel

Si bien la audiencia se postergó para la jornada de hoy, se prevé que pueda llegar a realizarse en un plazo previsto de entre siete o diez días hábiles.

Sorpresa en la querella

"Nosotros íbamos a solicitar que esa prisión preventiva se torne efectiva en la cárcel ya que tenemos elementos suficientes como para poder acreditar el peligro de fuga del imputado y además indicios que acreditan un eventual entorpecimiento para con el proceso", dijo al respecto el abogado querellante Mohamad que patrocina al padre de la víctima.

"Nosotros entendemos que su estado de semilibertad atenta contra el proceso en torno a la cuestión probatoria y lo pueden hacer naufragar en cuanto a su presencia en el juicio cuando sea el momento oportuno", precisó el letrado.

En torno a los elementos que pudo recolectar tanto la querella como la Fiscalía para sostener que el empresario puede fugarse, Mohamad explicó que los mismos serán dados a conocer durante la audiencia. "Algunos de ellos tienen respaldo documental", indicó el abogado.

"Resulta sugestivo que justo el día de la audiencia no concurra pero no es menos cierto que cualquier persona puede indisponerse y más si está a las puertas de lo que yo entiendo se tiene que disponer su prisión efectiva", destacó.

Por último, la querella recordó que la víctima se encuentra actualmente residiendo en Brasil y con asistencia psicológica. "Ya han pasado varios años del hecho, es una adolescente de 15 años y permanentemente intenta luchar con el pasado que a veces parece perseguirla", sentenció el letrado.

Detenido

Alberto D. permanece bajo la figura de prisión domiciliaria desde diciembre del 2016, por orden del juez penal, Jorge Patrizi, quien le permitió además que pueda tener salidas laborales.

El mismo fue imputado por la fiscal Del Río Ayala en el marco de una denuncia que radicó el padre de la víctima -y exsocio comercial del acusado- donde explicó a las autoridades que el 2 de enero del 2014 la niña había sido abusada en las instalaciones de un hotel céntrico de la ciudad de Santa Fe.

Dicho abuso sucedió cuando la chica se encontraba bajo el cuidado del imputado el cual mantuvo relaciones sexuales con una mujer brasileña delante de ella. Posteriormente, en base al testimonio de la joven en cámara Gesell, el hombre la obligó a beber whisky y luego, en las instalaciones del baño, abusó de ella sexualmente.