Santa Fe

Un comisario policial con historia quedó en prisión preventiva por el abuso a su hija

El imputado tiene 45 años y sus iniciales son J.C.E.L.. Para cometer los abusos, le suministró fármacos para dormir a la víctima y le decía que eran para una dolencia en la rodilla.

Jueves 18 de Febrero de 2021

Un hombre de 45 años cuyas iniciales son J.C.E.L. quedó en prisión preventiva en el marco de una investigación penal por delitos contra la integridad sexual cometidos en una vivienda de la ciudad de Santo Tomé en perjuicio de su propia hija menor de edad.

La medida cautelar fue ordenada por el juez Nicolás Falkenberg, a raíz del planteo formulado por la fiscal María Celeste Minniti en una audiencia llevada a cabo este miércoles en los tribunales de la ciudad de Santa Fe.

El hombre investigado, que es comisario de la policía de la provincia, es investigado como autor de los delitos de abuso sexual gravemente ultrajante calificado (por el parentesco y la convivencia) y promoción a la corrupción de menores agravada (por el parentesco y la convivencia).

No se revela el nombre del denunciado ya que es de mismo apellido que la víctima y se protege su identidad.

Fármacos

“El magistrado dio por acreditados los hechos y la calificación legal tal como la atribuimos desde la Fiscalía”, valoró la fiscal Minniti. “Por eso ordenó la medida cautelar privativa de la libertad”, agregó.

La funcionaria del MPA aclaró que “si bien en la actualidad la víctima es mayor de edad, al momento de los ilícitos era menor”. En tal sentido, precisó que “los abusos fueron cometidos en reiteradas oportunidades y en fechas indeterminadas entre agosto y septiembre de 2016 en la vivienda que compartían en la ciudad de Santo Tomé”.

Minniti hizo hincapié en que “en algunas ocasiones, el imputado le suministró fármacos a su hija, los que le provocaban sueño y la dormían”, informó la fiscal. “Lo hacía bajo engaño, diciéndole que eran medicamentos para recuperar una dolencia que tenía la víctima en la rodilla”, añadió.

Por otra parte, la fiscal agregó que “el imputado también le mostró fotos íntimas a su hija y le relató cómo mantenía relaciones sexuales con hombres y con mujeres”.

Antecedentes

J.C.E.L. fue procesado por la Justicia santafesina en mayo de 2007, pero no fue condenado y siguió prestando servicio hasta que fue detenido esta semana. En ese momento se lo encontró sospechoso del delito de privación ilegítima de la libertad y robo calificado en perjuicio de una escribana. Según los archivos del Diario La Capital, el hombre había comenzado a utilizar en 2003 la máquina de escribir de la seccional donde trabajaba para falsificar una orden de allanamiento en una hoja con membrete del Poder Judicial. Con ese documento en sus manos, otro miembro de las fuerzas de seguridad llegó en compañía de otros dos cómplices a la casa de una escribana a la que mantuvieron secuestrada bajo amenazas durante varias horas y con fines de robo.

Pero el primero procesamiento fue en 2003, cuando el policía fue investigado por el juzgado de Instrucción número 8 quien obtuvo pruebas suficientes para sospechar que el uniformado pedía 100 pesos semanales a un vecino del barrio Centenario para agilizar una investigación. Y además porque en el domicilio de J.C.E.L. se hallaron documentos sobre 14 denuncias a las que jamás les había dado el trámite correspondiente. Previamente a estos hechos había sido procesado después de no poder explicar por qué en su casa tenía un fusil de asalto del FBI. A pesar de que el policía sostuvo que lo encontró en la calle mientras hacía footing, el juez no le creyó. Y tanto el Renar como el organismo de seguridad norteamericano confirmaron que el arma era robada. A pesar de ambos procesamientos a fines de 2006 el juez de Sentencia Mauricio Frois lo absolvió por todos los cargos y siguió prestando servicios.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario