El fiscal del Ministerio Público de la Acusación, Marcelo Fontana, volvió a imputar este jueves al pintor Roberto Marcelo B. (49), acusado de haber mantenido una relación con una menor de edad de 15 años.

El mismo fue detenido ayer, en horas de la tarde, por agentes de la División Trata de Personas de la Policía de Investigaciones cuando se encontraba junto con la joven en un motel de la avenida Blas Parera al 9200 donde se encontraba alojado.

El sujeto había sido detenido en diciembre del 2017 en la terminal de ómnibus de la ciudad de Paraná tras intentar tomarse un colectivo con destino a la ciudad de Posadas, en la provincia de Misiones.

Desde ese entonces, fue trasladado a los tribunales de Santa Fe, donde el fiscal Fontana lo imputó por estupro y estafa. Posteriormente fue excarcelado por el juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Jorge Pegassano, quien dispuso el 18 de diciembre pasado una medida de acercamiento de parte del sujeto para con la menor de edad.

Incumplimiento y estupro

Por haber desobedecido la orden del juez Pegassano, el fiscal Fontana le atribuyó a Roberto Marcelo B. el delito de "desobediencia del mandato judicial". A su vez, el funcionario le achacó "estupro" por haber mantenido una relación de pareja con acceso carnal con una menor de 15 años.

Según Fontana, la relación mantenida alteró el desarrollo sexual de la joven ya que el imputado se vinculó en una relación desigual de poder.

Tras culminar con la imputación, el fiscal anticipó que solicitará la medida cautelar de prisión preventiva para el acusado. Dicha audiencia se realizará el próximo día sábado a horario a establecer por la oficina de Gestión Judicial (OGJ).

Una venta fraudulenta

Roberto Marcelo B. también había sido imputado en diciembre de haber realizado una estafa que tuvo como víctima a una mujer y que tuvo como epicentro un hotel del centro, ubicado en 25 de Mayo, entre La Rioja y Tucumán, en pleno centro santafesino.

El acusado en ese entonces alquilaba una habitación, la N° 37, y mediante Facebook, aprovechó para intentar cometer un ardid. Es que a través de la red social ofreció el cuarto del hotel a un precio de 5 mil pesos y una mujer terminó abonando la suma.

Se cree que a ese dinero el acusado lo utilizó para comprar los pasajes que tenían como destino la provincia de Misiones. Por ese hecho, había sido imputado por el delito de estafa.