Judiciales
Viernes 23 de Febrero de 2018

Un televisor robado en una peluquería es la clave en el crimen del trapito en barrio Sur

Los investigadores sostienen que el homicidio ocurrido el pasado lunes, en 3 de Febrero al 3300, tiene un trasfondo vinculado al atraco de la peluquería Marisa y Walter, ocurrido el pasado 27 de enero.

Un televisor LG de 41 pulgadas, que había sido robado en la peluquería de Hipólito Yrigoyen al 2700, Marisa y Walter, fue el motivo por el cual el trapito Sergio Zalazar (27) murió en la madrugada del lunes pasado como consecuencia de una lluvia de balas en la zona sur, disparadas por los ocupantes de un automóvil.

El móvil del crimen fue revelado esta mañana en el marco de la audiencia de prisión preventiva donde el fiscal Andrés Marchi, que encabeza la investigación por el homicidio de Zalazar, solicitó la medida cautelar para los principales imputados del hecho, D. F. E. (35) y C. A. V. (38), ambos con graves antecedentes penales tramitados en el sistema residual de causas.

Los dos quedaron en prisión esta mañana por orden de la jueza de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Sandra Valenti, en una audiencia llevada a cabo en la Sala 3 del subsuelo de tribunales.

El dictamen de la magistrada rechazó las medidas propuestas por el defensor de los imputados, Ignacio Alfonso Garrone, quien ofreció alternativas a la prisión: que permanezcan bajo la guarda de un familiar y también el pago de una fianza.

• LEER MÁS: El joven asesinado el lunes en barrio Sur había robado en una peluquería


Zalazar perdió la vida en 3 de Febrero al 3300, del barrio Sur, pasadas las 2 del lunes, cuando el muchacho iba en una motocicleta Motomel, junto con su pareja, Agustina S., quien también fue herida en el hecho y es la testigo clave en la causa.

Un atraco céntrico, un allanamiento y el fin de una vida
La pesquisa judicial reveló que el motivo por el cual Zalazar fue ultimado a balazos tuvo su origen en la venta del LG de 41 pulgadas a quien hoy se encuentra imputado en la causa, el "Gringo" Elleberger, un convicto que obtuvo la libertad condicional ya que purga una pena por una causa de homicidio dictada el 1 de diciembre de 2007. La misma vence en 2021.

Aquella transacción del electrodoméstico robado habría sido el motivo por el cual Elleberger decidió ponerle fin a la vida del trapito. Es que la investigación determinó que el imputado juntó bronca contra Zalazar luego de que este indicó dónde se encontraban los elementos robados, situación que derivó en que pesquisas de la Unidad Investigativa de la Policía de Investigaciones (PDI) allanen el domicilio donde supuestamente reside.

La dirección es Laguna del Desierto y Pasaje Cullen, del barrio Barranquitas Oeste, y fue allí donde el pasado 1 de febrero, en el marco de cuatro allanamientos llevados a cabo por el robo de la peluquería, los investigadores irrumpieron en la vivienda donde presuntamente residía el imputado en el crimen de Zalazar. El resultado fue negativo, porque la TV LG no fue encontrada.

Aquella inspección, creen los pesquisas, fue lo que desató la furia del morador que derivó en la madrugada del lunes pasado en el tiroteo que culminó con la vida de Zalazar, el cual había sido excarcelado el 4 de febrero en la causa que lo involucró con el robo a la peluquería del centro.

En este sentido, y según declaraciones de allegados a la víctima, se pudo saber que Zalazar sabía que lo estaban buscando para rematarlo a balazos.

Noche de balas
Las horas previas al crimen, Zalazar había estado en el barrio Barranquitas junto con su novia en la casa de unos amigos. Ambos salieron en moto hacia el sur de la ciudad para comprar balas para un arma de fuego que el trapito llevaba consigo, ya que tenía conocimiento de que lo buscaban.

Al llegar a Moreno y Avenida Freyre, un automóvil –Renault Logan blanco matrícula AB-343-CK– con tres hombres a bordo se le puso a la par y con armas de grueso calibre abrieron fuego en plena circulación.
La persecución culminó en 3 de Febrero 3310 cuando Zalazar, tras el impacto de un disparo de arma de fuego –con entrada y salida–, perdió el control de la motocicleta y cayó a la calzada al igual que su pareja.

• LEER MÁS: El auto secuestrado por el crimen del barrio Sur formó parte de una fuga criminal en 2017


Por su parte, los sicarios huyeron del lugar y al llegar a Francia y Suipacha fueron advertidos por un patrullero, cuyos oficiales les solicitaron que se detengan. Sin hacer caso, continuaron con su raid y doblaron por Santiago del Estero. Allí, al llegar a 4 de Enero doblaron en sentido norte, donde descartaron parte de las armas utilizadas en el crimen.

4deeneroysilva.jpg
La esquina donde impactaron los hoy imputados en el crimen de Zalazar.
La esquina donde impactaron los hoy imputados en el crimen de Zalazar.


El escape culminó y se frustró cuando, al llegar a la esquina de 4 de Enero y Domingo Silva, terminaron topándose con una columna de luz y un cartel con la nomenclatura de las calles. El impacto fue tan fuerte que Velázquez –según el fiscal– no pudo salir, mientras que Elleberger huyó pero terminó siendo detenido en la intersección de Pasaje Irala y Urquiza, en la zona del ferrocarril.

Por su parte, el tercer ocupante del Renault Logan escapó del lugar y el mismo no pudo ser identificado por los pesquisas del caso. De todas formas, investigan un posible apodo del mismo ya que, según la testigo clave del caso, fue quien remató a Zalazar en la violenta madrugada del lunes 19 de febrero.