Judiciales
Martes 30 de Enero de 2018

Uno de los detenidos en el crimen del albañil se encontraba con la libertad condicional

Mario Gabriel Valberdi, el principal acusado de haber matado a Julio Alberto Martínez el pasado 22 enero, cumplía una pena de tres años. Esta mañana fue imputado, junto a su pareja, por la fiscal Cristina Ferraro que instruye la causa del homicidio.

El crimen de Julio Alberto "Gordo" Martínez, ocurrido el pasado 22 de enero en Juan Díaz de Solís al 1500, del barrio San Lorenzo, no deja de tener sorpresas en torno a quiénes serían los autores del violento episodio que se cobró la vida del albañil que trabajaba en la zona del puerto.
Es que Mario Gabriel Valberdi, el principal acusado de haber asestado dos puñaladas en la zona del cuello a Martínez, se encontraba bajo la libertad condicional por una causa que lo condenó a tres años de prisión por "portación de uso de arma de uso condicional".

El joven de 23 años, salió en libertad el 12 de septiembre del 2017 luego de haber pasado ocho meses en la cárcel de Las Flores. Cinco meses después, volvió a caer y no fue por el homicidio del albañil sino por participar de un fuerte enfrentamiento con agentes policiales.

• LEER MÁS: Dolor y conmoción en barrio San Lorenzo tras el crimen del albañil que iba a trabajar


Su salida del penal de Las Flores fue luego de haber cumplido tres tercios de la condena tal como lo prevé el Código Penal en su artículo 13, donde indica que "el condenado a reclusión o prisión, por tres años o menos, que hubiere cumplido un año de reclusión u ocho meses, observando con regularidad los reglamentos carcelarios, podrá obtener la libertad por resolución judicial, previo informe de la dirección del establecimiento e informe de peritos que pronostique en forma individualizada y favorable su reinserción social".

NOTA.jpg


Aquel beneficio le permitió a Valberdi purgar su condena en estado de libertad la cual iba a concluir este verano.

Cayó horas después del crimen

La detención del hoy imputado del homicidio fue el lunes 22 de enero, alrededor de las 19, luego de intentar robarle a un efectivo policial, de la caja de la patrulla, una mochila con sus pertenencias.

A aquel hurto lo perpetró acompañado de otros dos sujetos, los cuales huyeron por distintos rincones del barrio Barranquitas pero terminaron arrestados en medio de una pueblada que se armó contra los efectivos policiales que buscaban detenerlos.

En ese procedimiento, Valberdi fue trasladado a sede policial y al día siguiente fue imputado por la fiscal en turno que actuó en ese entonces, Rosana Marcolín, quien le atribuyó el delito de "hurto simple" y "resistencia a la autoridad". El viernes siguiente, el sujeto fue nuevamente trasladado a la prisión por la flamante causa.

Trabajo de élite

El retorno de Valberdi a la prisión posibilitó que los investigadores logren dar con él sin tener que desplegar múltiples trabajos de inteligencia. Es que el muchacho de 23 años fue visto en cámaras de vigilancia de la Municipalidad de Santa Fe en la causa que investigaba el crimen del "Gordo" Martínez. Pero su identidad era un misterio para los miembros de la Tropa de Operaciones Especiales (TOE), quienes fueron convocados para capturar al presunto autor del hecho y a la mujer que lo acompañaba aquella fatal mañana en barrio San Lorenzo.

Con el correr de las horas, los agentes lograron detectar que el robo de una motocicleta –una Beta 110 cc– a un empleado de la construcción fue una pista clave para determinar quienes pudieron haber sido los asesinos de Martínez.

Esa pista, fue en base a que el albañil que había sido asaltado declaró que dos personas –un hombre y una mujer– lo detuvieron cuando iba para su trabajo y le ofrecieron un bolso con ropa de trabajo de obra. Era la del fallecido Martínez.

Como el obrero no aceptó lo que los delincuentes le ofrecían lo asaltaron y sustrajeron su motocicleta. La misma fue encontrada horas después en Bolivia y Gaboto de Barranquitas.

Dos días después, los agentes de la TOE lograron establecer que quienes le robaron la moto al albañil eran Valberdi y su pareja, Sofía Anahí P. de 19 años. Con el devenir de la pesquisa, se determinó que ambos serían quienes buscaba la fiscal que instruye la causa de Martínez, Cristina Ferraro, de la Unidad Especial de Homicidios.

Irrupción y detención

Sin tener mayores complicaciones y tras un cotejo de datos, los pesquisas de la TOE lograron establecer que Valberdi se encontraba en prisión por los hechos del barrio Barranquitas en el cual tuvo participación el personal de la Comisaría 6ª.

En tanto, quedó pendiente la captura de Sofía Anahí P., la cual fue detenida en la jornada de ayer en el marco de una serie de cuatro allanamientos efectuados en la barriada de Barranquitas.

CAPTURA CASO MARTINEZ 2. jpg.jpg
El momento en que la TOE capturaba a la joven imputada en el caso.
El momento en que la TOE capturaba a la joven imputada en el caso.


Fue así que en una vivienda de Lamadrid al 4400 se encontró a la joven de 19 años sindicada como acompañante del presunto asesino de Martínez en Juan Díaz de Solís al 1500.

Posteriormente, allanaron otros tres domicilios, incluido el de Valberdi, en Bolivia al 4200 –dos en total– y Gaboto al 4400.

Imputados

Prácticamente una semana después del homicidio de Julio Martínez, el caso tuvo su primer paso en los tribunales de Santa Fe luego de que la fiscal Ferraro imputó a la pareja el delito de homicidio criminis causae.

Ambos tendrán un nuevo paso el próximo jueves cuando la fiscal solicite la medida cautelar de prisión preventiva y así se defina si la pareja de Valberdi queda alojada en un penal de la provincia, ya que el principal sospechoso se encontraba con la condicional al momento de los hechos que le achacan desde la Justicia provincial.