La contraofensiva

Jorge Molina salió a responderle a Luis Spahn por Radio La Red luego de la acusación del presidente. “Él me pidió que hablara con Paulo Rosales y ahora plantea una situación distinta a la que ocurrió”, dijo el vice 1º.

Martes 13 de Diciembre de 2011

Luego de las declaraciones del presidente Luis Spahn en la previa del partido frente a Estudiantes donde habló del conflicto sobre el contrato de Paulo Rosales y manifestó que “Jorge Molina vino en representación del jugador y eso no es cómodo porque él es vicepresidente del club”, el ex titular de la Subcomisión de Fútbol de la campaña del ascenso eligió los micrófonos de Radio La Red para hacer su descargo.

Bien temprano, Molina habló con Dame Gol y sus fuertes declaraciones luego hicieron eco en los distintos medios santafesinos. El dirigente dijo: “Hubo un pedido directo del presidente antes de que viajara a Estados Unidos, en las vísperas del partido ante San Lorenzo, para que viera la posibilidad de acercar las partes con Paulo Rosales, pero escuché declaraciones de Spahn antes del encuentro frente a Estudiantes donde se plantea una situación distinta a la que verdaderamente ocurrió”.

Y agregó: “Esto me molestó muchísimo porque si tomé contacto con Rosales por este tema fue por pedido expreso del presidente, por lo que no comprendo cómo no ve con buenos ojos algo que el mismo me pidió, incluso lo hizo delante de otros dirigentes como Fabián Brasca, quien estuvo presente en esa reunión. Luis me pidió expresamente que me fije cuál era la postura del jugador, incluso estando en Estados Unidos lo llamó sistemáticamente a Brasca para saber cómo iba la gestión. Además, tengo entendido que ante la consulta del cuerpo técnico para saber cómo estaba la situación Spahn le manifestó que me había pedido a mí que me encargue del tema, por lo que no entiendo por qué un mes después expresa que no le parece correcto o ético que el vicepresidente se junte con el jugador para saber cuáles eran las pretensiones. Eso es faltar a la verdad porque estamos hablando que le consta la situación a terceras personas del pedido que me hizo”.

En otro tramo de la charla, afirmó: “Creo que el caso Rosales en Unión está mal manejado, por lo que pienso que es tratar de tapar situaciones que hoy por hoy ya son objetivas, incluso el jugador más caro que se trajo (Juan Pablo Pereyra) era para reemplazarlo a Rosales. Todo el mundo está en su derecho de hacer su apuesta futbolística pero una vez que se hace, me parece que seguir tapando situaciones no tiene sentido, como ocurrió con el incidente de la vianda cuando se planteó que Rosales era el culpable de la revuelta de los jugadores, sin saber ni entender que se trata del jugador más importante que hoy tiene el equipo. Están buscando el pelo en el huevo”.

Siguiendo con el tema Rosales, Molina afirmó: “A Paulo siempre se lo puso en el centro de la picota por la relación que tiene conmigo pero me parece que hoy por hoy la posibilidad y el riesgo de perder a Rosales es algo que nos tiene que preocupar a todos los unionistas. No puede el presidente imponer como algo grave que el jugador no haya querido ir a comer a su casa, eso no consta en ningún contrato”.

Luego, manifestó: “Cierro el año preocupado porque después de haber tenido un buen transcurso de torneo vemos que el equipo se quedó en las sumatoria de puntos, en la producción futbolística y es un llamado de atención muy importante. El equipo y el cuerpo técnico hicieron mucho con la base del ascenso pero la política de refuerzos no fue la adecuada si analizamos la cantidad de minutos de campo que tuvo cada jugador por lo que será muy importante hacer un análisis de los recursos incorporados y de los jugadores a sumar para que Unión pueda mantenerse en Primera, hecho que nos costó muchísimo lograr”.

“El hincha de Unión se puede quedar tranquilo que no vamos a poner palos en la rueda, tenemos una larga experiencia como dirigentes y sabemos que los problemas internos los termina pagando la institución. La preocupación en el club no es sólo mía, ya que somos conscientes que la desunión en Unión terminará afectando lo deportivo, porque en vez de estar trabajando todos juntos estamos planteando estas situaciones que nos preocupan cuando desconocen una situación que el mismo presidente me encomendó”, dijo Molina.

Además, se refirió a la situación de Emilio Lamas en el club y dijo: “Hay una situación que se plantea con Lamas que no está clara, ya que no figura en la Subcomisión de Fútbol pero sin embargo participa de todas las gestiones para contratar jugadores, por lo que no entendemos como funciona esa relación. Conozco la gestión de Emilio y él dijo que quiere reivindicar la gestión anterior donde el equipo terminó jugando con Tristán Suárez para no descender a la B Metropolitana”.

Sobre Avendaño y Quiroga

Luego se refirió a las situaciones de Juan Pablo Avendaño y Matías Quiroga. Sobre el capitán del equipo, contó: “Queremos que se resuelva lo de Avendaño, ya que tiene un reclamo debido a que quiere que le compren parte del pase como hicieron con otros jugadores y sino tiene la posibilidad de irse, incluso el mismo jugador me lo comentó. Es una situación vital que se tiene que resolver, tampoco se puede errar con los refuerzos ya que los equipos que ascendieron con nosotros nos pasaron en el cierre del torneo. Esto es una alarma que se encendió”

En cuanto al tema de Quiroga, dijo: “Tenemos entendido que el compromiso que se contrajo con Audax Italiano no se cumplió por lo que puede peligrar su permanencia en el club”.

¿Te gustó la nota?