Ovación
Lunes 27 de Noviembre de 2017

La dirigencia de Gremio se queja de un clima hostil

El vicepresidente de la entidad brasileña, Dodorico Román, habló de que se prepara "algo peligroso" para este miércoles cuando se juegue la revancha de la final de la Copa Libertadores frente a Lanús

La dirigencia de Gremio acusó este lunes a la de Lanús de intentar crear un "clima hostil" contra los jugadores del club brasileño para el partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores de América, que se jugará el miércoles próximo en el estadio del club "granate".

"Vemos la creación de un clima hostil, algo peligroso. Cuando una multitud se está desplazando de un país otro, es tenue la línea entre la normalidad y una situación de violencia. Enfrentaremos un ambiente contrario, pero el intento de crear un clima hostil para intimidar a Gremio es lamentable", dijo el vicepresidente de fútbol del club de Porto Alegre, Dodorico Román.

Dirigentes e hinchas de Lanús que estuvieron en el estadio Arena do Gremio el miércoles último, se habían quejado -y lo hicieron público en medios de prensa y redes sociales- del mal trato recibido por parte de las autoridades del club tricolor y de la policía brasileña.

Antes y después del encuentro, varios micros que trasladaron a los hinchas "granates" fueron apedreados y sus vidrios resultaron destrozados. La policía golpeó a varios hinchas argentinos, los retuvo afuera del estadio y recién los dejó ingresar cuando se jugaban 30 minutos del primer tiempo, denunciaron entonces los dirigentes de Lanús.

Posteriormente, tras finalizar el encuentro, los hinchas argentinos fueron demorados en el estadio hasta pasadas las dos de la madrugada del jueves, mientras los "torcedores" de Gremio atacaban los micros argentinos estacionados cerca del estadio. Gremio venció 1 a 0 a Lanús en el partido de ida jugado en la capital del estado de Río Grande do Sul y se quejó porque no se utilizó la herramienta televisiva del arbitraje, el VAR, para corroborar un penal a favor de los brasileños.

La queja fue elevada a Conmebol, y Román pidió que la Confederación Brasileña de Fútbol necesita tener más peso en la entidad sudamericana. "Los clubes de Brasil necesitan más vínculos con la Conmebol para evitar que quede bajo la influencia de uno o dos países. Esta cuestión política es importante para que no se llegue a una final de Libertadores con dudas y que las cosas ocurran de forma transparente", declaró el dirigente a Radio Gaúcha. Unos 5.000 hinchas de Gremio viajarán a la Argentina para presencial el choque final contra Lanús. El equipo brasileño ganó dos Copas Libertadores, en 1983 y 1995.