La Iglesia volvió a alertar sobre el avance del narcotráfico

Fue en el marco de la 108º Asamblea Plenaria que se realiza en Pilar. El arzobispo José María Arancedo abogó por el diálogo y "la reconcialiación de los argentinos".

Viernes 14 de Noviembre de 2014

La "reconciliación" en la Argentina volvió a ser tema "urgente" de los obispos al revisar hoy las "orientaciones pastorales" para el periodo 2014-2017, al tiempo que alertaron por el avance del narcotráfico en el país.

Ante una consulta de NA, el reelecto presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) y arzobispo de Santa Fe, José María Arancedo, reconoció que este llamado a la "reconciliación de los argentinos" se realiza en un contexto preelectoral, pero sostuvo que eso "no" es determinante.

Arancedo brindó una conferencia de prensa secundado por el cardenal primado de la Argentina, Mario Aurelio Poli, vicepresidente primero de la CEA y el arzobispo de Salta, Mario Cargnello, vicepresidente segundo del Episcopado, en el marco de la 108º Asamblea Plenaria que se realiza en Pilar y que reunió a más de 80 prelados durante toda la semana.

"Es una página del Evangelio, no puede la Iglesia no predicar la reconciliación, siempre lo ha hecho, estamos en un marco concreto de nuestro país y decíamos a nivel de la Patria necesitamos trabajar en amistad social, concordia, encuentro, reconciliación", dijo el arzobispo santafesino a NA.

Explicó, además, que por eso eligió la frase definitoria: "Una amistad social que nos incluya a todos es el punto de partida para proyectarnos como comunidad".

Arancedo reconoció que observan que "hay enfrentamientos y dificultades para el diálogo" en el país y remarcó: "No está mal lo diverso, sería muy triste que todos fuéramos iguales ¡Qué lindo cuando la diversidad nos enriquece!".

"La riqueza de la diversidad pasa por el diálogo, por el respeto del otro, por convivir con lo diverso. Por eso creo que es un ejercicio permanente la reconciliación. Hemos vivido en la Argentina momentos difíciles, no podemos negarlo, con heridas, con luces, con sombras... Al país le hace falta capacidad de encuentro para recrear un país para todos", manifestó en diálogo con NA.

En un aparte, monseñor Cargnello también aclaró a Noticias Argentinas que "es histórico en el país el tema de encontrarnos como argentinos más allá de éste o el otro gobierno", pero remarcó que "hoy se agrava por la cuestión de la sociedad demasiado competitiva que rivaliza por todo".

"Además hay muchos chicos que crecen en un ambiente familiar que no favorece la reconciliación e integración. Por eso sentimos como muy importante, además de muy urgente, el tema de la reconciliación", sostuvo el arzobispo de Salta.

Denunció, al respecto, que "a nivel político cuesta dialogar", que "falta profundizar los debates de los grandes temas" y se preguntó: "¿Cuál es el trasfondo que no nos permite debatir y la falta de comunión o la amistad social?".

"El tema de la amistad social lo venimos trabajando desde el documento Iglesia y Comunidad Nacional en 1981, pero parece que lo tuviéramos que poner en la conciencia, en el primer lugar", insistió.

La CEA no produjo ningún documento estos días porque la Asamblea fue electiva, pero sin embargo los prelados llegaron a algunas conclusiones, como narró Arancedo, quien fue reelecto al frente de la institución para los próximos tres años.

Entre ellos, lamentó que se haya tratado la despenalización del aborto en el Congreso Nacional y que "se lo tomara con tanta ligereza": "No es de protagonistas hablar del aborto", afirmó.

En conferencia de prensa en la casa de ejercicios de Pilar, la Iglesia argentina se definió "en salida", "misericordiosa", "servidora", "misionera" y con una fuerte opción por los pobres, "consciente de lo que ha recibido" y con una consideración del narcotráfico como delito.

El presidente de la CEA sostuvo que la "droga avanza, deja secuelas, mata" y que "en todas las diócesis" se trabaja sobre la "drogadependencia", al tiempo que señaló que la sociedad debería involucrarse y el "delito ser penado".

Monseñor Cargnello fue tajante: "Podemos abordar el problema desde la sociología o desde el pobre que está consumiendo paco en el basural, pero ambas perspectivas se tienen que complementar. Hay chicos de 12 años drogándose, y eso lo he visto yo. Son los que en el norte llamamos ‘paqueros’".

Mientras, el presidente del Episcopado remarcó que "la pobreza en el país existe" y que hay un "esfuerzo" por revertirlo, pero que "no se sale con planes" sociales, porque no hay dignidad si no se gana el dinero con el propio trabajo, aunque sea "un millón de pesos".

Respecto de una iglesia misionera, Poli tomó el micrófono y detalló la buena repercusión que tuvo en la asamblea el gesto "Obispos en misión", que llevó a los más de 20 prelados de la capital federal y el conurbano bonaerense a misionar en la Universidad Nacional de la Matanza a comienzos de octubre.

Fuentes: Cadena3

En la oportunidad, Arancedo también despidió al vocero durante nueve años del Episcopado, el sacerdote Jorge Oesterheld, quien trabajó 20 años en la CEA: dijo que le pidió que se quede como "consejero", aunque en marzo ya estará su reemplazo y una nueva oficina de prensa.

¿Te gustó la nota?