Unión
Jueves 05 de Abril de 2018

La nefasta racha que rompió el pibe Gallegos ante el Santo

Unión le ganaba a San Martín de San Juan con un tanto del juvenil delantero, que es una de las grandes promesas de las inferiores. A pesar que sobre el final el conjunto cuyano consiguió el empate, el partido marcó un registro muy importante en las estadísticas de los atacantes

Desde hace varias temporadas Lucas Gamba y Franco Soldano son las usinas de gol en las cuales se basa el equipo para cosechar muchos de los resultados positivos. De hecho, en esta Superliga llevan 15 goles entre ambos (nueve el sunchalense y seis el mendocino), que los transforman en la segunda delantera más eficaz del certamen.

En los últimos años los directivos y los distintos entrenadores que pasaron por la institución hicieron el intento de contratar a centrodelanteros que lleguen para brindar su cuota de gol, aunque nunca acertaron con las distintas apuestas que se hicieron.

De hecho Unión gastó casi 500 mil dólares para comprar la mitad del pase de Federico Anselmo, que llegó al club con la chapa de haber convertido varios tantos en Atlético de Rafaela y de haber sido uno de los mejores atacantes de los últimos tiempos de las inferiores de Estudiantes de La Plata.


Anselmo llegó al club por pedido de Leonardo Madelón, quien lo mandó a la cancha en el primer partido de la temporada 2016/2017, donde conquistó su único tanto con la rojiblanca ante Olimpo de Bahía Blanca, en el estadio 15 de Abril. Luego ya no tuvo tantas oportunidades producto que no rindió de la manera que se esperaba y en el segundo semestre de 2017 fue prestado a Argentinos Juniors, donde tampoco pudo lograr la continuidad esperada y le rescindieron el contrato.

Embed


Sin embargo, ese gol que le convirtió al conjunto aurinegro, fue el último que logró un atacante tatengue que no sean Gamba y Soldano. A dicho tanto lo conquistó el 28 de agosto de 2016, lo que da cuenta que pasó una temporada y media desde aquel entonces con una sequía muy llamativa de los atacantes suplentes de la entidad de la Avenida.

Se puede rescatar un gol de Guido Vadalá frente a San Lorenzo, en el Nuevo Gasómetro, en la derrota por 3-2, el 10 de diciembre de 2016. Pero a pesar de haber jugado en varias ocasiones como delantero, lo concreto es que en Unión arrancaba como mediapunta o volante ofensivo.



De esta manera, el pibe Matías Gallegos rompió ante San Martín de San Juan una larga sequía, que contó con casi un año y ocho meses de no convertir un delantero que no sean Soldano o Gamba. Se habla de un atacante con mucho futuro, que se cansó de hacer goles en la Reserva puntera de Eduardo Magnín y ahora pudo prolongar ese gran momento en Primera División.

Embed


Se trata de una luz en el horizonte que se prende para Unión, que una vez que concluya la Superliga podría quedarse sin sus dos delanteros titulares, ya que a Gamba se le vence su contrato y quedará en libertad de acción, mientras que en Soldano los dirigentes tienen depositadas las mayores expectativas de que ingrese una buena suma de moneda extranjera por una venta.