La ovación más grande

Este domingo se jugará la 82ª edición más especial del derby santafesino, porque será sin gente en las tribunas. Por tal motivo, diversos hinchas le pusieron la mejor onda a la previa con notas risueñas y plagadas de color.

Sábado 01 de Junio de 2013

Juan Diego Ferrante

ovacion@unosantafe.com.ar

La razón de ser deportiva de todos los santafesinos que aman el fútbol transitan por dos carriles: la pasión que transmiten Unión y Colón. Quizá sean los colores o simplemente por el barrio. También puede ser por contagio afectivo o sentimiento hereditario. A ciencia cierta nadie puede precisar de dónde nace dicha emoción. Tampoco por qué. Pero lo que si está claro es que, antes, durante y después, la ciudad vive una fiesta inigualable. Eso lo ocasiona un clásico, aquel que cuenta con una rica historia y que hoy escribirá una hoja más dentro de los fascículos de la Argentina.

En esta oportunidad, la cuestión será distinta a ediciones anteriores, ya que la Secretaría de Coordinación de Seguridad en Competencias Deportivas y Espectáculos Masivos optó que el partido –el epicentro será el estadio 15 de Abril– más trascendente para los santafesinos se juegue a puertas cerradas. Sin hinchas que, a la postre, son los encargados de animar la fiesta. Primero se jugaba el miércoles 29 de mayo, pero luego desde la Nación apostaron para que dispute el domingo 2 de junio y en el horario inusual –ideal para el vermouth– de las 11.

Es verdad que los antecedentes no son de los más auspiciosos, es por ello que desde los organismos de control quisieron «cortar por lo sano» y evitar males mayores con esta medida. Desde un primer punto de vista, podría ser un fundamento aceptable, pero por otro lado, se le previa a la gente de disfrutar de un evento singular y la cual sólo puede asistir ocasionalmente o cuando el destino así lo permite.

A fin de cuentas, el hincha es quien le imprime color y entusiasmo al duelo más relevante de Santa Fe. Se vive desde el momento que se sortea el fixture y después qué día se jugará.

Pero en esta oportunidad habrá que solo conformarse con verlo por televisión o escucharlo por la radio. Será una edición más que especial y que, sin dudas, sentará precedente en más de 50 años de historia.

Puntapié inicial

A partir del 9 de mayo, Ovación comenzó a hacer rodar la pelota de este derby rindiéndole homenaje a aquellos que, de manera desinteresada y solo por ser prisioneros de este amor, le dan color y emoción a los partidos: los hinchas. Es por ello que, día tras día, fuimos conociendo a ignotos personajes que, a su manera, arrancaron esta previa.

Desde familias, hasta valores destacados de otras disciplinas. Desde grupos musicales a taxistas. Un sinnúmero de protagonistas se animaron a decir lo suyo, sin guardarse nada –ni siquiera las cargadas– y, por sobre todo, con mucho sentido del humor en pos de no quedarse afuera. Acá no importó el descenso de Unión ni las remotas chance de que Colón se meta en la próxima Copa Sudamericana. Estos duelos siempre son aparte, no importa quién llega mejor. Eso no cuenta en cancha. Y los fanáticas también lo vieron así. El clásico es como la definición de qué recta: es una alegría que no tiene ni principio ni fin. Así es este amor.

¿Te gustó la nota?