Una determinación por demás polémica han tomado las autoridades de la Universidad Católica Argentina, sede Paraná, y que está vinculada con los ajustes que han implementado para reducir el costo de la tarifa eléctrica que deben pagar.

En el transcurso de los últimos días, los estudiantes de esta casa de estudios privada, se encontraron con un cartel por demás llamativo al pie del ascensor en la planta baja. "Ascensores, uso exclusivo: embarazadas, personas con discapacidad, personas mayores, docentes".

La medida llamó inmediatamente la atención del alumnado, que paga una de las cuotas más caras en el mercado, ya que de esta forma muchos de ellos deberían subir por las escaleras hasta tres pisos para llegar a sus respectivas aulas.

"Esto es lisa y llanamente un acto de discriminación", le relató un estudiante de abogacía a UNO a la hora de relatar lo vivido en la UCA. "No nos dejan usar el ascensor y la limitación fue de un día para otro", agregó.

Pero también hay otro dato por demás preocupante. El estudiante que ocupase al ascensor podría llegar a ser "multado". "No lo podemos creer. Nos dicen que si te subís te cobran una multa que asciende a los 2.000 pesos. Otra gran locura", reveló el joven estudiante.

Los alumnos del turno noche padecen otro problema más. Los pasillos quedan en penumbras, por lo que bajo esa situación de ahorro de energía, deben transitar la universidad para trasladarse dentro de la misma , como así también a la hora de abandonarla. "La verdad, nos da miedo", contó otra estudiante a UNO.

Los padres se comunicarán esta semana con las autoridades de la universidad religiosa para que puedan rever las medidas implementadas. "Pagamos 5.000 pesos por mes de cuota y no les dejan usar el ascensor y le apagan las luces. Esto no es serio", dijo un padre indignado.

UNO Entre Ríos