El gobierno de Entre Ríos reglamentó hoy la ley de alcoholemia cero que tiene por objetivo disminuir el número de siniestros viales relacionados con el consumo de alcohol, y que prevé multas, quita de licencia y de vehículo para los casos de incumplimiento.

La reglamentación provincial prevé que en casos de que los grados de alcoholemia del conductor sean superiores a cero y menores que 0,5 gramos de alcohol por litro de sangre, se podrá esperar a que pase el estado de intoxicación o acceder a un conductor designado por el mismo dueño del vehículo.

Si los valores de alcohol son iguales o mayores que 0,5 gramos por litro de sangre, el conductor no podrá esperar a que el estado de intoxicación pase y solo en casos de inconvenientes técnicos u operativos podrá acceder a un conductor designado.

En este tipo de infracción se aplicarán las multas correspondientes y se procederá a la quita del vehículo.