Ovación
Lunes 25 de Septiembre de 2017

La triste realidad que vive la Selección Femenina de fútbol

Tras dos años de inactividad, las jugadoras regresaron al trabajo. Días más tarde, suspendieron sus entrenamientos ya que la AFA no les abonó los viáticos prometidos

La selección argentina de fútbol masculino está en el cuarto puesto del ranking FIFA. La selección femenina ni siquiera figura en la clasificación debido a una larga inactividad. La selección masculina tiene un entrenador al que se contrató tras pagar una suma millonaria para rescindir su vínculo con el Sevilla de España.


La femenina estuvo dos años sin DT. La selección masculina se traslada en aviones de línea y vuelos chárter. La femenina debe hacer viajes interminables combinando diversos medios de transporte para jugar un partido.

Esas son solo algunas de las diferencias que existen en la actualidad entre las selecciones masculina y femenina de fútbol de Argentina. Ambas dependen de la AFA, pero el trato que reciben es notoriamente desigual.


Días atrás, la selección mayor de fútbol femenino decidió ir al paro. Las jugadoras dejaron de entrenarse y emitieron un comunicado con fuertes críticas a la AFA. La gota que rebalsó el vaso fue que la entidad de la calle Viamonte no les pagó los (exiguos) viáticos para ir a las prácticas. "Con estas condiciones no podemos seguir entrenando", dijeron a Infobae integrantes del equipo.



Chicas.png




Tras dos años sin competencia (y sin entrenador), la selección femenina volvió al trabajo durante el mes de agosto. El último torneo disputado habían sido los Juegos Panamericanos de Toronto 2015, en los cuales el equipo no pudo pasar la Fase de Grupos. El regreso a las prácticas implicó que cada futbolista debiera garantizarse la forma de llegar hasta el predio de Ezeiza.


Esos traslados suelen acarrear complicaciones en sus trabajos: muchas pierden el presentismo o incluso días completos en pos de cumplir con su compromiso en el conjunto nacional. Ninguna vive del fútbol, sino que es una actividad a la que se dedican por pasión y con mucho esfuerzo.


Tras una ardua negociación con Ricardo Pinela, presidente de la Comisión de Fútbol Femenino, el equipo consiguió una "mejora" en los viáticos que debe pagar la AFA: les prometieron que cada una iba a percibir 150 pesos por día de entrenamiento (antes eran 140).


Aunque es sabido que, en la práctica, ese dinero muchas veces no alcanza a cubrir los gastos de traslado para las jugadoras que viajan desde Rosario y diversos puntos de la provincia de Buenos Aires, lo aceptaron. Sin embargo, la suma nunca se materializó: la entidad madre del fútbol argentino no la abonó a ninguna de las futbolistas.