Santa Fe

La unidad del PJ en el Concejo y su impacto en el tablero político

El presidente del justicialismo santafesino, Ricardo Olivera, habló sobre el logro de la unidad. Criticó que el FPCyS quiera "usar el calendario electoral para resolver su interna".

Sábado 03 de Diciembre de 2016

Los concejales del justicialismo sorprendieron el martes pasado con un acuerdo de unidad para quedarse con la presidencia del Concejo de Santa Fe, cargo que ahora ocupa Sebastián Pignata. Que Pignata haya sido candidato a intendente del PRO el año pasado pasó a ser un detalle menor para los nueve ediles que priorizaron las coincidencias y el golpe de efecto que tuvo la jugada política de correr al oficialismo de un lugar clave.

En gran parte de las reuniones previas participó el presidente del Partido Justicialista en la provincia, Ricardo Olivera, que dialogó con Diario UNO sobre los significados del cambio de autoridades en el cuerpo deliberativo local, el calendario electoral de 2017, marcó contradicciones internas en la UCR y el impacto que eso tiene en los frentes que ese partido integra.

—¿Cómo se llegó al acuerdo que logró que el PJ consiguiera la presidencia del Concejo después de nueve años?

—Los protagonistas del acuerdo son los nueve concejales. En esta intención que tenemos en el partido de empezar a buscar espacios que coincidan, ellos vinieron a charlar conmigo y con otras autoridades y se fue generando un diálogo. Pero el acuerdo y la decisión de los espacios en el Concejo era todo de ellos. Obviamente, en una situación así propugnamos, y lo hacemos acá como en cualquier otro lado, de que los diferentes actores del justicialismo puedan llegar a la coincidencia. Acá se logró, hubo algunas charlas informales, creo que fueron muy inteligentes y hubo espíritu de grandeza porque muchos podían ser presidente. Pero hubo renunciamientos, se fue logrando y a nosotros nos pone muy bien porque para la nueva gestión del justicialismo no es un dato menor haber logrado esto. Pero, repito, los actores son ellos, nosotros simplemente estamos ahí para sumar y motivar.

—En esos términos que usted lo plantea parece que la unidad lograda en el Concejo de Santa Fe es difícil que se provincialice. ¿Usted qué opina?

—No es una tarea fácil, pero yo doy un dato en la nueva gestión del justicialismo: no todos, pero prácticamente todos los espacios del peronismo están representados en la conducción. Uno puede hacer una lista única para la conducción con un 20% o 30% del partido participando y el resto diciendo "yo no me meto". Sin embargo, casi un 90% de los actores importantes del justicialismo están en el partido. Eso da pie a que si eso fue posible en las formas, podemos ver si en el trabajo de todos los días lo logramos. Por otro lado, esta conducción partidaria tiene una fuerte representación política porque están todos los senadores y diputados provinciales; hay dirigentes nacionales. Pero además tiene lo territorial porque están los presidentes comunales, intendentes y concejales; el movimiento obrero, que no es un tema menor, la mujer y los jóvenes. Hay una cuestión generacional muy piola que está en el interior. Lo mismo pasa cuando se analiza la edad de los concejales, se ve que esta es una nueva generación del peronismo y es una demostración para los que somos más viejos.

—Volviendo a la unidad en el Concejo, ¿cuál es el mensaje hacia adentro del PJ y cuál hacia afuera?

—Hacia el interior esto cayó muy bien. Estuvimos el miércoles con 20 presidentes comunales, el bloque de senadores y diputados provinciales y todos rescatan esta actitud de los jóvenes y creo que están contagiando. Para nosotros es una bandera importante en pos de lo que queremos lograr el año que viene. Y que haya unidad no quiere decir que haya lista única. Lo importante es que en cada momento electoral, las listas que participen en las Paso y sus candidatos después concluyan en una estrategia común.

—¿Y para afuera?

—Para afuera fue un hecho bochornoso lo que pasó en el Concejo. Nunca esperamos una actitud de los concejales del Frente Progresista de estar esperándolos seis horas que no sé qué estuvieron haciendo. Esto es una cuestión democrática, nadie es dueño de la verdad. Esto provocó algún cimbronazo en la ciudad y en algunos dirigentes que tienen una proyección provincial o nacional y van a tener que repensar sus estrategias. Esto es un gesto importante que al peronismo lo consolida y lo hace pensar en un futuro con optimismo.

—¿Usted entiende que el oficialismo, con el intendente José Corral a la cabeza, salió debilitado con esta jugada del PJ?

—No sé si es por esta jugada. Uno se debilita cuando no tiene en claro en qué lado de la política está. Cuando uno tiene un espacio que a nivel provincial adhiere a un Frente Progresista, pero a nivel nacional se adhiere a un espacio neoliberal como Cambiemos, eso es lo que debilita. Esta elección circunstancial de autoridades en el Concejo, obviamente. Pero lo otro es lo que debilita. Cuál es la concepción política de ese espacio si se defiende una concepción progresista del Estado con algunas ideas referentes a las políticas públicas. Pero, por otro lado, te vas a la Nación y sos amante del mercado. Eso es lo que debilita. Aclaro que nosotros en el peronismo tenemos espacios diferentes, pero me parece que hay una serie de principios doctrinarios que nos une y que son las coincidencias. Tenemos claro cuál es el rol del Estado y cuál el del mercado; tenemos claro cuál es el rol de la mujer, las políticas públicas de inclusión.

—Hoy usted mencionaba la estrategia para 2017. ¿Todos los sectores van a jugar adentro del PJ?

—Como presidente del partido voy a hacer todo el esfuerzo para que toda la estrategia sea dentro del partido. Por eso cuando hablamos de una conducción de unidad como la actual, no necesariamente hablamos de lista de unidad. A la conducción actual le resultaría bueno que todas las diferencias se diriman dentro del justicialismo. Es un ejemplo chico, pero en el Concejo de Santa Fe hay varios espacios con algunas diferencias importantes pero privilegiaron las coincidencias. Eso es lo que vamos a intentar, aunque eso no signifique que tengamos una lista con todos adentro. Pero sí, después de las Paso, que nosotros podamos llevar a la ciudadanía una propuesta integradora, de unidad y muy clara en lo que la Nación y la Provincia necesitan.

—¿Pudo hablar con Luis Rubeo que decidió que su espacio no participe de la conducción actual del PJ y dijo que los que hablan de unidad mienten?

—Estuve con él acompañando a los concejales y ahí charlamos. A Luis lo respetamos, es un dirigente importante. En ese momento él tomó esa decisión y lo respetamos porque, además, es un militante.

—Mirando el escenario provincial, ¿usted considera que Cambiemos se consolidó como fuerza política que ya tercia de igual a igual con el Frente Progresista y el PJ?

—Acá hay actores que son de origen PRO que participaron y que tuvieron una muy buena elección. Pero además empiezan a aparecer los socios del PRO, las alianzas con sectores del radicalismo. Hay algunas cuestiones que no las entendemos, o que sí las entendemos pero vemos una falta de coherencia. Es difícil pensar en una estructura seria cuando dentro del espacio de Cambiemos hay sectores del radicalismo que en el calendario electoral quieren las elecciones separadas para estar un rato con el Frente Progresista y después otro rato con Cambiemos. Hay otro sector que definió claramente que está en el Frente Progresista y me parece que esto también debilita a Cambiemos. Las estrategias y las alianzas electorales no pueden estar sujetas al calendario electoral. A nosotros nos criticaban porque usábamos la ley de lemas para resolver nuestros problemas. Resulta que ahora el Frente Progresista quiere resolver el sistema electoral para resolver sus internas; y para resolver esas internas tal vez necesitan siete u ocho elecciones. Esto no le hace bien a la consolidación de Cambiemos porque hay actores que no tienen claro dónde van a estar. Eso en el crecimiento de un espacio político genera problemas.

—El PJ quiere elecciones unificadas.

—Sí, y tenemos dos o tres argumentos. El primero es que nosotros creemos que la política es una construcción colectiva, no sirven los monotributistas para las políticas públicas. Si uno quiere resolver solo sus cuestiones, desde el punto de vista de un proyecto político no sirve. Nosotros creemos que los presidentes comunales, los concejales, las 12 intendencias y los candidatos a legisladores nacionales van a mostrar desde el peronismo un proyecto coherente, en algunos espacios con diferencias, pero con objetivos muy claros en la provincia y en la Nación. Después hay cuestiones prácticas en las que al electorado no se lo puede llevar a votar cuatro veces al año por un capricho de resolver una interna del partido gobernante. Esa es la diferencia. Eso tiene que ver con la idea de ser una pyme o un monotributista de la política donde tengo mi autonomía y primero me votan a los concejales que van a decir que son progresistas y después vamos a votar a los diputados nacionales que son de Cambiemos. Me parece poco serio desde el punto de vista que a la gente no hay que subestimarla. La gente sabe lo que elige y estas contradicciones, en el largo plazo, le van a hacer mucho daño tanto al Frente Progresista y a Cambiemos. Y no es que nosotros tenemos todo resuelto, pero intentamos dentro de nuestras posibilidades una construcción política colectiva con responsabilidades compartidas dentro del territorio, los dirigentes provinciales y los nacionales para empezar a constituir una alternativa de poder en 2019.

¿Te gustó la nota?