“Las comparaciones son lógicas”, dijo Sciacqua

Ante la consulta de Ovación, Mario Sciacqua habló sobre el torneo aparte que juegan Colón y Unión. “Uno como técnico no se fija sólo en su equipo, sino que inconscientemente mira al rival de siempre”, afirmó.

Jueves 10 de Noviembre de 2011

Mariano Cassanello

ovacion@unosantafe.com.ar

La derrota ante Tigre sacudió el estado de ánimo del plantel que estaba confiado en ratificar la muy buena actuación que había tenido frente a Belgrano de Córdoba. La pérdida del invicto en condición de visitante y el muy mal primer tiempo que jugó Colón fueron motivos más que suficientes para que Mario Sciacqua se retire preocupado del Monumental de Victoria.

Sin embargo, con el correr de los días el entrenador fue dejando de lado la bronca por el resultado adverso y se propuso dar vuelta la página pensando en el cotejo ante Atlético de Rafaela que se jugará en el Brigadier López dentro de diez días.

Una vez finalizado el entrenamiento que se llevó a cabo ayer por la mañana en el predio, el orientador táctico charló con la prensa y dejó sus impresiones sobre el momento que vive Colón y él en particular.

Campeonato aparte

—¿Pensás que Colón juega dos campeonatos a la vez, uno contra todos los equipos y restante mirando lo que hace Unión?

—La comparación entre dos equipos de la misma ciudad siempre se da, uno hace la campaña propia con un objetivo que tiene la institución, el plantel y el cuerpo técnico, y la otra en la que seguís de cerca lo que hace el rival de toda la vida, si está mejor o peor que uno, porque la ciudad es muy futbolera, el hincha también se fija en eso con lo cual uno como entrenador no se fija únicamente en lo que pasa en mi equipo, sino que inconscientemente genera ese tipo de comparaciones. Colón depende mucho de Colón, puesto que si nosotros estamos bien, vamos a terminar de la mejor manera el torneo.

—¿Te sentís firme en el cargo ya que tomás el partido ante Atlético de Rafaela como vital o pensás que un resultado puede definir tu futuro?

—Sinceramente con los dirigentes no hablé más, sí lo hice con Germán (Lerche) después del partido con Tigre, si bien el partido con Rafaela no me va a determinar un futuro para mejor o peor en lo personal, uno está convencido que podemos ejecutar lo que hicimos ante Belgrano, sería alocado de mi parte pensar en los demás partidos del campeonato o en la Copa Argentina por la urgencia que tenemos de conseguir un buen resultado. De todas maneras puede ser que empatemos con Rafaela y el equipo tenga un buen funcionamiento, con lo cual tendría la tranquilidad en los cuatro partidos que nos quedarían de ir creciendo.

—¿De todas maneras no sentís que muchas veces se te cuestiona más de la cuenta y que tu continuidad está en duda ante cada resultado negativo algo que no sucede con otros técnicos que por ejemplo sumaron menos puntos en el torneo?

—Me parece que todo eso se generó a partir de que perdimos el clásico, desde allí las cosas cambiaron, si ganás está todo bien y tenés mayor espalda, si empatás más o menos y si perdés estás para irte. Lamentablemente se vive de una manera que no es la apropiada, también entiendo que es así por como se vive el fútbol en este país pero yo en lo único que pienso en estos momentos es en que el equipo tenga el funcionamiento que consiguió ante Belgrano, Arsenal, Olimpo, San Lorenzo e Independiente y generar tranquilidad.

Lo que dejó la derrota

—Con el correr de los días y la posibilidad de analizar mejor el partido ante Tigre, ¿qué fue lo que más te preocupó teniendo en cuenta lo que habían hecho una semana antes frente a Belgrano?

—Fundamentalmente se nos complicó en cuanto a la pérdida de la pelota, con Belgrano nos hicimos fuertes en la posesión del balón, pero no lo pudimos lograr en el primer tiempo y cuando reaccionamos en el segundo el equipo fue diferente, por eso esta semana hicimos hincapié en trabajar con la pelota para revertir este déficit y seguir convenciendo a los jugadores. Y otro de los aspectos que incidió negativamente fue la salida de Pellegrino más allá de que Maximiliano Caire entró bien, pero la salida de Maxi (Pellegrino) nos generó una incertidumbre en el bloque defensivo porque es un jugador que más allá del muy buen juego aéreo que tiene permanentemente ordena a sus compañeros y eso se vio reflejado.

¿Te gustó la nota?