Policiales
Jueves 04 de Enero de 2018

Cayó en Uruguay un sindicalista que vinculan a la banda Los Monos

Se trata de Marcelo Balcedo, titular del Soeme y empresario de medios en La Plata, está acusado de supuestas maniobras de lavado de dinero; también capturaron a su esposa.

El director del diario Hoy de la ciudad de La Plata y secretario general del Sindicato de Obreros y Empleados de Minoridad y Educación (Soeme), Marcelo Balcedo, fue detenido este jueves en Punta del Este (Uruguay), en el marco de una causa por lavado de dinero en la que se investiga el vaciamiento de ese gremio, que tramita en el juzgado del magistrado Ernesto Kreplak.

Fuentes judiciales confirmaron a Télam que Balcedo fue detenido "en una chacra de lujo en Punta del Este, en la que se encontraron armas automáticas, mucho dinero en efectivo y autos de lujo". Los voceros precisaron que, ahora, se formalizará el pedido de extradición y detallaron que, una vez que la justicia uruguaya la resuelva, se lo trasladará al país y se le tomará declaración.

plata.jpg
<b>Medio millón de dólares.</b> La plata que el sindicalisto tenía en una caja fuerte.
Medio millón de dólares. La plata que el sindicalisto tenía en una caja fuerte.


La Justicia tiene bajo la mira numerosas extracciones de dinero en efectivo de la cuenta bancaria del Soeme que estarían vinculadas a maniobras de lavado y a adquisiciones de propiedades y autos de lujo cuyos titulares no tienen capacidad contributiva como para afrontarlas.

Un informe de la AFIP reveló que solo entre 2012 y 2013 se realizaron "operaciones de extracciones de dinero en efectivo sin verificación por $53.532.221". Una presentación de la UIF señaló a Balcedo y a Mauricio Yebra, otro integrante del Soeme.

Yebra está involucrado en una de las causas contra Los Monos, la banda narco rosarina. Catorce autos de alta gama -entre ellos BMW, Toyota Hilux, Volkswagen Vento, VW Passat y un Mini Cooper- que estaban en poder de los narcotraficantes fueron registrados a su nombre.

Balcedo es ingeniero, con un máster en Comunicaciones en Washington. Asumió el cargo que dejó su papá, Antonio Balcedo. Esa movida fue criticada por un sector del sindicato porque la Secretaría General no es un cargo hereditario. Sus primeras decisiones fueron igual de polémicas: encaró una etapa de afiliación compulsiva e irregular de 8.000 empleados del área administrativa del Ministerio de Educación de la provincia de Buenos Aires, en ese entonces a cargo de Mario Oporto.