Judiciales

Le pegó, la picaneó y finalmente intentó matarla

Ocurrió en la ciudad de Esperanza. Ahora, las fiscales del caso piden 16 años de prisión para el hombre. La víctima es su expareja

Martes 29 de Octubre de 2019

Las fiscales de Santa Fe María Laura Urquiza y Mariela Jiménez adelantaron que pedirán 16 años de prisión para un hombre de 42 años cuyas iniciales son H. C. W., a quien se investiga como autor de la tentativa de femicidio de su expareja cometida en abril del año pasado en Esperanza (departamento Las Colonias).

Urquiza le atribuyó al acusado la autoría de los delitos de tentativa de homicidio calificado (por ser cometido por persona con quien ha mantenido una relación de pareja y por ser cometido por un hombre a una mujer mediando violencia de género); amenazas coactivas calificadas; privación ilegítima de la libertad calificada; incumplimiento de mandato judicial reiterado; y amenazas coactivas y daños. Todos los delitos fueron imputados en concurso real entre sí.

“La tentativa de femicidio que investigamos fue cometida el lunes 23 de abril en la vía pública”, precisó Urquiza. Y explicó que el acusado se trasladaba en un automóvil cuando interceptó a su expareja en calle Janssen, entre Avellaneda y Güemes. “Descendió de su vehículo y forzó a la víctima a que se bajara de la bicicleta en la que circulaba. La mujer se resistió y cayó al piso, momento en el cual el hombre la agarró del cuello y de los pelos y la arrastró hacia su auto, mientras le aplicaba descargas con una picana eléctrica”, agregó.

Según explicó, el acusado introdujo a la víctima en su vehículo y comenzó a conducir a toda velocidad con la puerta del acompañante abierta. Mientras avanzaba, la parte inferior del cuerpo de la víctima era arrastrada por el asfalto. Al mismo tiempo, H. C. W la picaneaba y la golpeaba en la cabeza y la cara, diciéndole que la iba a matar lentamente.

La fiscal relató que al llegar a la esquina con calle Güemes, el acusado dobló en contramano y continuó su trayecto a elevada velocidad, hasta impactar contra una camioneta estacionada y contra otra que estaba del lado derecho.

“La pena que solicitamos contempla la violencia desplegada sobre la víctima, la manipulación a la que fue sometida y el daño que le fue ocasionado”, resaltó la funcionaria del MPA. Y concluyó que “el acusado se aprovechó de su superioridad y fortaleza física para cometer su accionar delictivo”.

La fiscal contó que un mes antes de la tentativa de femicidio, la víctima había radicado una denuncia por un hecho ocurrido el martes 20 de marzo. En aquella ocasión, el acusado obligó a su expareja a que subiera a su auto. “Una vez que la víctima estaba adentro, le propinó un golpe en la boca y le exigió que le entregue su teléfono celular para revisar con quién estaba hablando”, sostuvo.

“H. C. W. condujo hasta la localidad de San Wendelino mientras en forma constante insultaba a la mujer. En ese lugar, y durante aproximadamente una hora y media, la amenazó de muerte en el interior del vehículo. Le ató las manos a la víctima por detrás de la espalda y le dijo que la iba a degollar si no le decía con quién estaba saliendo”, contó Urquiza.

A raíz de la denuncia se ordenó una medida de distancia como alternativa a la prisión preventiva. Tales medidas fueron tomadas a causa de que la mujer decidió no instar la acción penal en contra del acusado. No obstante, se le imputó el delito de desobediencia al mandato judicial reiterado porque incumplió lo dictaminado. En tal sentido, previamente a cometer la tentativa de femicidio, se acercó a la víctima y a su hija en la calle, las contactó por teléfono y WhatsApp y se dirigió en una oportunidad al lugar de trabajo de su expareja.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario