Este miércoles los gremios de docentes universitarios rechazaron nuevamente la propuesta del gobierno nacional después de una extensa reunión que se desarrolló desde la mañana hasta las 15, con un cuarto intermedio y se retomó minutos después. La molestia se centró en que el ofrecimiento ya no fue de porcentajes sino de sumas fijas para los distintos cargos de la escala salarial. La próxima reunión será el viernes a las 10.

"La primera propuesta de la mañana fue la de incorporar una suma remunerativa no bonificable a los salarios de todos los docentes universitarios a partir de noviembre y diciembre, lo cual completaba para el cargo testigo un 21 por ciento de incremento. Sin embargo, después del cuarto intermedio, antes de que pudiéramos continuar, hubo una serie de comunicados públicos que expresaron lo insuficiente de la propuesta. Escuchamos otras inquietudes y decidimos seguir discutiendo el viernes", dijo la secretaria de Políticas Universitarias, Danya Tavela, en conferencia de prensa.

Por su parte, Oscar Vallejos, de la Asociación de Docentes Universitarios (Adul), opinó sobre la propuesta: "La reunión fue muy mala porque volvieron a repetir el 15 por cierto y además le agregaron otra complejidad negativa, que es que ofrecen sumas por fuera del salario, que son las remunerativas no bonificables. Son sumas fijas que ingresan que inciden en la obra social y en la jubilación pero no en el cálculo de la antigüedad. Esto retrotrae hasta el 2005, donde se conquistó lo que nosotros llamamos el blanqueo salarial. Continuamos con el cese total de actividades".

"Vamos mañana a la gran marcha universitaria. Desde Santa Fe van a salir siete colectivos desde Adul y así va a pasar desde todas partes del país. Entendemos que, como en el 2016, la marcha va a esgrimir las condiciones de fuerza. El ambiente universitario es muy movilizado, con estudiantes, docentes y becarios", agregó.

Finalmente, Vallejos apuntó: "Parte de la estrategia comunicacional del gobierno ha sido tratar de separar lo salarial de lo presupuestario, y eso es imposible. La universidad hoy tiene tres crisis: la salarial, la presupuestaria y la política. Los estudiantes entienden estas crisis. Y todo es una lucha por la educación pública de calidad".