Santa Fe

Los vecinos de Colastiné Sur se ayudan unos con otros para enfrentar el río

En la zona del Club Caza y Pesca levantaron el camino con bolsa de arena y con una bomba sacan el agua para evitar que ingrese a las viviendas. El Paraná llegó a 5,30 metros y el deseo es que comience a bajar pronto.

Viernes 23 de Junio de 2017

Si bien la situación es compleja y la preocupación es el principal factor, la solidaridad entre los vecinos es crucial para atravesar este momento. El Paraná llegó a las 5,30 metros, la marca establecida como nivel de alerta, y no da tregua a los que viven a orillas del río. La Vuelta del Paraguayo, Alto Verde y Colastiné son los lugares más perjudicados. La situación comenzó hace varias semanas cuando comenzó a crecer y las filtraciones eran notables. Hoy, todo es más crítico y el deseo es que comience a descender lo antes posible.

En el barrio de Colastiné Sur la situación está controlada. Solo hay cinco familias que están fuera del anillo de defensa y tienen agua en el patio de sus viviendas por las filtraciones típicas ante la suba el nivel del río, pero ya fueron asistidas con bolsas de arena para que puedan entrar y salir de sus casas. Desde la vecinal hacen un monitoreo permanente y están en contacto con cada uno de los habitantes para atender las necesidades y demandas.

En el extremo norte de Colastiné Sur, a la vera de la ruta nacional N° 168, en el ingreso al Club Caza y Pesca el panorama es distinto. Allí los vecinos, unas 30 familias, trabajan desde hace varias semanas junto con la Municipalidad para altear el camino de acceso y así evitar quedar aislados. En el inicio de la semana eso sucedió, pero con tierra, arena y bolsas lograron levantarlo. Hoy colocaron una bomba para extraer el agua y así evitar que ingrese a las viviendas.

Rafael Guerra es un vecino de esta zona y mientras acondicionaba esa bomba para sacar el agua antes de que llegue la noche, contó a UNO Santa Fe cómo están pasando estos días cuando el río siguió creciendo, en vez de bajar como anticipaban los pronósticos. Con las botas embarradas y el rostro cansado, este vecino aseguró que están pasando una situación difícil "pero a pulmón y entre los vecinos la estamos peleando".

Destacó la ayuda y asistencia que les brinda la Municipalidad. "Desde hace varias semanas, los muchachos (municipales) llegan muy temprano y trabajan con nosotros en levantar el camino y colocar bolsas para evitar que el agua ingrese a nuestra casas", dijo. La ayuda es de arena, bolsas, tierra y hasta una bomba con combustible para sacar el agua hacia el otro lado. En cuanto a los pronóstico, el deseo de los vecinos es que estos sean los últimos días de suba y que después comience a descender.

"Estamos luchando para que sea por unos días más. Igual es el día a día y de todas maneras por más que el río baje, las filtraciones van a seguir y tendremos que soportar eso también. Pero ya estamos acostumbrados a esto y tenemos la esperanza, como la tuvimos siempre, que esto va a pasar. En esto la colaboración de los vecinos es clave, pero necesitamos la ayuda de la municipalidad y la estamos teniendo", finalizó Rafael Guerra.

¿Te gustó la nota?