Para la fiscalía que investiga de qué forma Facundo Solís asesinó a su expareja y a cuatro familiares, existen dos testimonios claves. Uno de ellos es el relato de un amigo de Mariela Noguera (víctima de femicidio), quien en el día de ayer se presentó a declarar en forma espontánea.

Según esta persona, Mariela se comunicó con él minutos antes de su muerte. Agitada y angustiada, la expareja del agente penitenciario le pedía que la pase a buscar, ya que Solís había matado a su hija y al novio y le advertía que iba a continuar con el plan: seguir matando a sus familiares.

La declaración de esta persona sería importante no solo para determinar cómo ocurrió la masacre, sino también para imputar al asesino por cuatro femicidios vinculados. Es que en la comunicación que dice haber tenido el remisero con Mariela, queda explícito el objetivo de cometer esos homicidios para hacer sufrir a su expareja.

LEER MÁS: Cómo fue la masacre desatada por el agente Solís en barrio Alfonso

En rueda de prensa, la fiscal Cristina Ferraro manifestó: "Un amigo de la infancia de Mariela recibió un llamado de ella momentos antes de que sucediera este femicidio en su contra y contra su familia. Mariela le pedía si por favor la podía ir a buscar porque Solís le había realizado un llamado telefónico a Mariela diciéndole que le había quitado la vida a su hija y al novio, y que iba a ir por su madre. Que iba a continuar matando a familiares de Mariela".

Para la fiscalía, "este testimonio confirma las claras intenciones del imputado de producir un daño en la mujer que había sido su pareja".