El autor del quíntuple crimen que sacudió a barrio Alfonso el pasado viernes 29 de diciembre, Facundo Solís, se encuentra detenido en un pabellón de la Unidad Penitenciaria N° 11 de la localidad de Piñero.

El alojamiento fue dispuesto luego de que la jueza de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Sandra Valenti, ordene la prisión preventiva sin plazos para Solís tras ser imputado por la fiscal Cristina Ferraro por femicidio, cuatro femicidios vinculados y una tentativa de femicidio vinculado.

Tras ese dictamen, el agente que cumplía servicios en la Unidad Traslados Judiciales fue llevado hasta la cárcel de Las Flores donde permaneció detenido hasta la jornada de hoy, cuando un equipo especial lo trasladó hacia el penal ubicado a 20 kilómetros de la ciudad de Rosario, en el sur provincial.

• LEER MÁS: La fiscalía ratificó que Solís planificó los crímenes

El lugar donde será alojado bajo la medida cautelar es un pabellón -el N° 12- donde se encuentran detenidos otros miembros de la fuerza -policías o penitenciarios- acusados de diversos delitos del fuero provincial o federal.

En este sentido, según pudo saber UNO Santa Fe, en dicho pabellón fueron alojados unos 70 agentes que prestaban servicios y que en la actualidad se encuentran en prisión, de manera preventiva, o purgando una condena.

El pabellón de policías sembró su polémica años atrás, en el 2014, cuando la defensa pública del departamento Rosario presentó un hábeas corpus sobre las condiciones de alojamiento que tenían los exfuncionarios policiales. Dicho reclamo se basó en que los internos solicitaron ser trasladados a la vieja Alcaidía de Rosario, ya que allí tenían mejores condiciones de encierro.

En tanto, en junio del año pasado, otro hábeas corpus denunció que los exagentes denunciaron mala alimentación, una atención de la salud deficiente y que se sentían amenazados por presos, denominados "comunes".