Este domingo a partir de las 10.30 se realizó la audiencia imputativa y la medida cautelar en la que el agente penitenciario Facundo Solís quedó en prisión preventiva, tras la masacre de barrio Alfonso del viernes, en la cual mató a su expareja y cuatro familiares de esta.

La defensa no realizó planteos. Al acusado se le atribuyeron cuatro femicidios vinculados consumados, un hecho de femicidio vinculado en grado de tentativa y el femicidio consumado de quien fuera la pareja de Solís, Mariela Noguera.

Entre las distintas pruebas y testimonios que se presentaron a lo largo de una hora, la fiscalía relató que se hicieron los correspondientes estudios psiquiátricos preliminares en los que "arrojan que esta persona estaba en pleno - uso de -, no solo sus facultades mentales sino que comprendía lo que estaba realizando y la criminalidad de sus actos", dijo a UNO Santa Fe Cristina Ferraro de la Fiscalía de Homicidios.

"Además otros elementos dan cuenta de esta situación. No solo la frialdad con la que realizó, sino la planificación y ciertas conductas que dan cuenta que hacen a los pormenores del hecho", agregó Ferraro.

LEER MÁS: Una tragedia que recuerda el cuádruple homicidio de la Navidad de 2016

Vale recordar que el hecho ocurrió alrededor de las 15 del viernes, cuando Solís fue a la casa situada en Monseñor Zaspe al 4100 de barrio Alfonso, a retirar a los dos hijos, un niño de 7 años y una nena de 3, que tenía con Noguera y los llevó a la casa de su madre, ubicada en el vecino barrio de Santa Lucía.

Al rato, regresó a la misma vivienda, donde mató a la hija de su expareja, Ailén Soto (19) y al novio de ésta, Yoel (20). Luego mató a balazos a su expareja cuando llegó al domicilio y se dirigió a una casa de la misma cuadra donde residía la madre de ella.

De acuerdo a los investigadores, allí, mató a balazos a su exsuegra, Carmen "Cuqui" Loseco (70), a su excuñada Sonia Noguera (30),. Además hirió de un balazo en un brazo a otro hijo de Mariela, de nombre Franco (17).