La masacre de barrio Alfonso de este viernes, nos remonta inevitablemente el cuádruple homicidio ocurrido hace un año y un par de días en Sauce Viejo y Santa Fe. La madrugada del 24 de diciembre del 2016, Marco Feruglio mataba a su exsuegro, su excuñada, su exsuegra y la pareja de ella.

• LEER MÁS: Quién es Facundo Solís, el carcelero que cometió la matanza

El raid comenzó en la vivienda en Sauce Viejo donde residía Claudia Oliva (44), exsuegra de Feruglio, y Nicolás Estrubia (32). Allí, el femicida ingresó, creen los investigadores, entre las 1 y 3 de la madrugada, para comenzar con su faena criminal y luego, con total saña, fotografió los cadáveres con su teléfono celular.

• LEER MÁS: "No hay fatalidades sino responsabilidades que hacen que las historias se repitan"

La saga homicida continuó unas horas después, cuando el asesino se dirigió hasta la vivienda de Gustavo Dusso, su exsuegro. A las 5.28, ingresó en el edificio de 25 de Mayo al 1600 y se dirigió hasta el piso octavo. Tocó la puerta y fue el mismo Dusso -quien preparaba sus pertenencias para ir a trabajar- el que le abrió la puerta. A partir de allí, el terror se hizo sentir.

LEER MÁS: Confirmaron la cadena perpetua para Marco Feruglio por el cuádruple crimen

• LEER MÁS: Opinión: Masacre machista

Con un cuchillo, tipo de combate -con una hoja de 18 centímetros aproximadamente- atacó a su exsuegro, con el cual había tenido una discusión previa luego de que su hija había sido golpeada por el mismo Feruglio un día antes. Seguidamente, mató a puñaladas a Camila Dusso, mientras que Romina -su expareja- fue atacada al igual que la pareja de Dusso, María Noelia Huss.