Policiales
Domingo 31 de Diciembre de 2017

"Para vos no hay, quedate tranquilo": las escalofriantes palabras de Solis al único sobreviviente

La frase se desprende del testimonio relatado por el sobrino de Mariela Noguera, que fue leído durante la audiencia imputativa de Facundo Solís.

Este domingo por la mañana se llevó a cabo la audiencia imputativa en la que el agente penitenciario Facundo Solís quedó en prisión preventiva. La fiscalía presentó pruebas y leyó varios testimonios de los hechos ocurridos el pasado viernes en el que el detenido asesinó a cinco personas y dejó un herido, Franco.

Los fiscales de Homicidios Gonzalo Iglesias y Cristina Ferraro, y por la titular de la Unidad Fiscal de Violencia de Género, Familiar y Sexual, Mariela Jiménez leyeron los informes donde se encontraba el relato del joven de 17 años, Franco - sobrino de Mariela e hijo de Sonia - que sobrevivió después de haber recibido un disparo en el brazo por parte Solís ese fatídico 29 de diciembre.

Luego de que el penitenciario matara a balazos a Yoel Airaldi (novio de la hija de su expareja), a Aylén Tamara Soto (hija de su expareja), Mariela Noguera (expareja) y Generosa del Carmen Loseco (madre de su expareja), se acercó a la vivienda en la que se encontraba el adolescente con su mamá, Sonia Isabel Noguera (hermana de Mariela).

Según describieron en la audiencia, el femicida tras su faena sangrienta con Yoel, Aylen y Mariela, se dirigió a la casa contigua, donde estaban la hermana de su expareja y Franco. Allí se enfrentó con el joven y le disparó "con indiferencia sobre si provocaba su muerte o si no lo conseguía; de hecho, le impactó un disparo en el brazo y no logró quitarle la vida. Luego le disparó a la madre del joven, a quien sí le quitó la vida", concluyeron. También allí terminó con la vida de Generosa del Carmen Loseco.

En cuanto a lo que se leyó en detalle en la audiencia, se dio a conocer que Franco lo apodaba a Solís "El loco". Ese 29 se encontraba en su casa con su madre cuando, luego de ser advertidos a los gritos por vecinos sobre el asesinato de Mariela, salieron a la puerta y lo vió a Solís en la vereda de la casa de su tía que estaba tirada en el piso. En ese instante, el femicida le disparó nuevamente en la cabeza a Mariela.

Luego, Solís continuó su camino hasta ver a Sonia y a Franco. Disparó en la dirección en la que se encontraban. Las víctimas intentaron ingresar nuevamente a su casa para resguardarse y es donde Franco sintió un disparo al cerrar la puerta que le pegó en el brazo.

De acuerdo al testimonio, Franco expresó que entró y "vi que le pegó un tiro en la cabeza a mi mamá (Sonia)".

"Me miró, se me puso muy cerca y me dijo: no, para vos no hay, quedate tranquilo". En la descripción del joven, Solís caminó hacia el fondo de la casa, mientras que él se queda mirando a la mamá, Sonia, unos segundos hasta que salió y se encontró con policías que le preguntaron dónde estaba el asesino.

Respecto al arma, declaró que era un "arma 9 mm negra con la que andaba siempre todo el tiempo". En el relato leído por la fiscalía del joven no queda claro la temporalidad de la muerte de la abuela de Franco, Generosa del Carmen Loseco, que fue asesinada según otros testimonios, después que Solís terminara con la vida de Yoel, Aylen y Mariela.