Masacre en Santa Fe
Viernes 29 de Diciembre de 2017

Un quíntuple asesinato que enluta a barrio Alfonso y sacude a la ciudad

El autor de los homicidios es un agente penitenciario, expareja de una de las víctimas, que presta servicios en la Unidad de Traslados Judiciales del Servicio Penitenciario. La Fiscalía indicó que el 3 de diciembre había sido denunciado. Entre el sábado y domingo será imputado.

Otra vez a la ciudad de Santa Fe fue escenario del horror y justo en sus últimas horas de fin de año. En 2016 había ocurrido algo similar: Marco Feruglio, el 24 de de diciembre, aesinó a cuatro personas, familiares de su exmujer. Solo ella sobrevivió.

Un año y algunos días después, otro grave caso de violencia de género vuelve a sacudir a Santa Fe y se transforma en noticia nacional.

La protagonizó en la tarde de este viernes Facundo Solís (33), un agente penitenciario que prestaba servicios en la Unidad Traslados Judiciales dependiente del Servicio Penitenciario de la provincia. Este sujeto masacró a su expareja, la hija de esta y su novio, su exsuegra y excuñada.

Todos fueron acribillados con un arma de fuego, la cual se investiga si era la reglamentaria 9 mm que le otorga la fuerza carcelaria.

El violento y aberrante episodio ocurrió en tres viviendas ubicadas en Monseñor Zazpe al 4100, en pleno corazón del barrio Alfonso, cuando el calor del 29 de diciembre se hacía sentir en la ciudad.

Los hechos
A las 14.30, el agente penitenciario llegó a la vivienda y retiró a sus dos hijos de 5 y 9 años y los trasladó hacia la casa de sus padres ubicada en Santa Rosa de Lima. Minutos después, volvió a la zona y cometió lo que aparantemente sería su plan macabro.

Este detalle es vital porque de comprobarse que su conducta había sido planificada, la condena sería la más dura posible ya que establecería que era una persona que estaba con sus facultades mentales intactas para cometer semejante atrocidad.

• LEER MÁS: [VIDEOS] Así se vivieron los momentos de tensión en barrio Alfonso tras la matanza


La pesquisa realizada hasta el momento develó que el agente arribó a las viviendas –en total tres– donde se encontraban su expareja, Mariela Noguera (35), con su hija, Ailén Soto (19) y el novio de esta, Joel (20).

En ese orden se perpetraron los ataques. La primera víctima, su exmujer, recibió una serie de disparos en la vereda de su domicilio tras una aparente discusión cuyo contenido no se ha develado, pero que se intuye se vincularía a la situación sentimental de ambos.

La saga criminal continuó con Ailén y Joel, quienes, en el interior del domicilio, recibieron disparos mortales en sus cráneos.

Posteriormente, Solís se dirigió a una casa contigua y acribilló a balazos a su excuñada, Sonia Noguera (30) y su exsuegra, Carmen "Cuqui" Loseco de Noguera (70).

En tanto, baleó en un brazo a otro joven de 17 años, parte del clan Noguera, el cual se encuentra fuera de peligro en el hospital José María Cullen.

Los disparos fueron escuchados en todo el barrio. La escena posterior era dantesca. Una de las víctimas su exmujer, quedó tirada en el suelo tras el ataque armado de Solís. Eso fue lo primero que vieron quienes se atrevieron a asomar sus narices y ver qué era semejante escándalo de balas, gritos y llanto.

Los lugareños, perplejos ante la situación fueron contando de a poco a los primeros periodistas que arribaron a la zona la traumática situación que los había tenido como eventuales testigos.

Tensión, llantos y una ira incontenible
Pasadas las 15.30, Solís se encontró acorralado. Tuvo un intento de resistirse a su detención para lo cual se atrincheró en una de las viviendas, pero el despliegue policial en el lugar hizo que se entregue. Allí pasó unos minutos hasta que finalmente desistió de su actitud. Tras ello, los efectivos que lo habían arrestado, lo subieron a una camioneta de patrullaje que lo trasladó a la Sección Homicidios de la Policía de Investigaciones (PDI) donde quedó alojado.

En ese momento varios vecinos lanzaron sus airados repudios contra el asesino. La salida de la camioneta fue bastante tumultuosa, pero finalmente logró avanzar entre la muchedumbre hasta partir hacia la comisaría segunda.

Allí Solís fue identificado para ser posteriormente trasladado a su lugar de detención, donde esperará los pasos procesales que se iniciaron este viernes y que culminarán seguramente en poco tiempo, con una dura condena.

quintuple.jpg
Familiares tuvieron un altercado a metros de la escena del crimen.
Familiares tuvieron un altercado a metros de la escena del crimen.

Mientras, la conmoción continuaba en el barrio y así será por varios días, seguramente. Con el correr de los minutos arribaron más vecinos y familiares de las víctimas que se enteraban del reguero de sangre que había corrido poco antes. Los llantos estremecedores se hicieron sentir cada vez más.

"Estaba todo planificado. Ahora nos enteramos por qué a mi otro hermano lo citó también a las tres de la tarde; se ve que quería hacer una masacre completa". Con esas palabras sintetizó lo ocurrido, como pudo y con entereza, Alberto Noguera, excuñado del asesino.

"Acá en el barrio era una persona muy violenta. Él andaba con su arma las 24 horas, tiraba para todos lados", dijo a la prensa Noguera. "A mi hermana la tenía amenazada, la golpeaba, le hacía las mil y una", sintetizó para graficar la violencia a la que era sometida por el criminal.

Por su parte, un vecino, Cristian García, quien se crió con Mariela –la ex de Solís– detalló el contexto de violencia de género en el que se dio el violento y fatal desenlace. "Por lo que ella nos contaba él la encerraba en el baño, la sometía, sometía a sus hijos", indicó. "Él ya la había amenazado que la iba a matar", agregó.

Denuncia ratificada
El fiscal a cargo del caso, Gonzalo Iglesias –quien estuvo presente en la zona del hecho junto con el fiscal Regional, Carlos Arietti– indicó que Mariela Noguera había realizado una sola denuncia. La misma tiene fecha del 3 de diciembre y fue por lesiones leves.

El hermano de Mariela había dicho que eran tres pero al menos hasta la noche del viernes, esas otras dos denuncias contra Solís no habían sido localizadas por los investigadores del caso.

Respecto a la denuncia del día 3, Iglesias explicó en rueda de prensa: "Cuando el médico policial tomó intervención no pudo constatar lesiones visibles. La víctima expresamente manifestó su deseo de no instar la acción penal ante esa denuncia por la cual nosotros podemos dar cuenta".

En relación a la audiencia imputativa, desde el Ministerio Público de la Acusación indicaron que tiene previsto que se haga el domingo. De realizarse este 31 de enero, la audiencia de prisión preventiva sería durante la semana entrante, cuando un juez de la Investigación Penal Preparatoria definirá si Solís queda en prisión preventiva, lo que a todas luces ocurrirá.

Perfil del asesino
Fuentes del Servicio Penitenciario indicaron que Solís comenzó su carrera el 11 de octubre del 2005 y no presentaba antecedentes penales ni tampoco psiquiátricos en su legajo dentro de la fuerza. A su vez, se aclaró que solo tuvo dos sanciones por hechos menores.