Según informó la Agencia CyTA-Instituto Leloir, una concentración de residuos plásticos alarmante, de casi 100 botellas por km, afecta la laguna Setúbal en la Provincia de Santa Fe. Es un nivel muy superior al de otros cuerpos de agua del mundo.

Así lo documentaron científicos de la ciudad de Santa Fe. "Todos estos residuos son de origen doméstico y de uso cotidianos. Y nos alertan sobre el rol que nos concierne como ciudadanos ambientalmente responsables", indicó a la Agencia CyTA-Leloir el autor principal del estudio, el doctor Martín Blettler, del Laboratorio de Hidro-Ecología del Instituto Nacional de Limnología, que depende del Conicet y de la Universidad Nacional del Litoral (UNL).

Para determinar la concentración de residuos plásticos, Blettler, María Alicia Ulla, Ana Pía Rabuffetti y Nicolás Garello, en colaboración con ONGs locales y grupo de voluntarios, recorrieron la laguna a bordo de kayaks y piraguas. Tomaron muestras y las analizaron con balanzas de alta precisión, microscopios y espectrofotómetros.

Los resultados fueron publicados en la revista internacional "Environmental Monitoring and Assessment": los investigadores santafesinos registraron una media de 96 botellas por km sobre la margen de la laguna. También recolectaron y cuantificaron una gran cantidad de envoltorios de alimentos, bolsas de polietileno y empaques de electrodomésticos. Y contabilizaron más de 700 fragmentos diminutos de plástico por metro cuadrado. "Esto sugiere un grado avanzado de deterioro ambiental", subrayó Blettler.

"Nuestro estudio demuestra que los desechos plásticos son un problema grave y ponen en peligro el ecosistema en la laguna Setúbal y, por consiguiente, el del río Paraná, dado que ambos ambientes están directamente conectados", puntualizó Blettler. "Es necesario implementar mejores políticas ambientales, incluyendo el tratamiento de residuos sólidos, así como concientizar a la población general".